Un proyecto pionero en apicultura en España ha desarrollado un microchip que permitirá medir el índice de mortalidad que afecta a una población de abejas de la provincia de Salamanca. Así se ha presentado este viernes en la finca Negrillos, entre Vecinos y Tamames, de manera que se podrá estudiar y controlar el despoblamiento de los insectos.
 
Así lo han explicado Castor Fernández, presidente de la Asociación de Apicultores Salmantinos; José Navarro, secretario de la asociación; Antonio Gómez, consultor apícola; José Orantes, director del laboratorio apícola Apinevada, en Granada; y Luis Ángel Cabezas, presidente de Asaja Salamanca. El objetivo, detectar las causas de la muerte de una enfermedad que afecta a su agotamiento, denominada ‘desabejamiento’. El microchip ha sido instalado en la zona del tórax para obtener datos a diario sobre su comportamiento.
 
Gracias a un dispositivo de 2,2 milímetros de largo y 1,5 de ancho, se puede contabilizar las veces que las abejas acceden y salen de la colmena. Y es que debido a ese agotamiento, muchos ejemplares mueren tras los primeros quince días de floración, aunque también se está estudiando la acción de los pesticidas sobre la mortandad de las abejas.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído