Misterio: siguen las importaciones de miel de China pero desaparece en el etiquetado del producto final ¿Adónde va toda esa miel?

COAG y la OCU denuncian que las importaciones se triangulan desde otros países de la UE donde se transforma y mezcla para adquirir un nuevo origen en la etiqueta

Miel | Fotografía EP
Miel | Fotografía EP

La miel importada de China vuelve al centro de la polémica. Son muchas las reservas de los consumidores que ven en la miel importada de China un producto de menor calidad. Así al menos se ha denunciado en los últimos años por parte de productores, organizaciones agrarias, consumidores y medios de comunicación y parece que el mensaje ha calado en el consumidor. Sin embargo, a pesar de todo, la miel de China ha sido en la última década la miel más importada en España, algo que ha cambiado este año, con un crecimiento de las importaciones de Portugal, que han pasado al primer puesto.

En este nuevo panorama, la miel china se posiciona en segunda posición en las importaciones, sin embargo, las organizaciones agrarias y la OCU aseguran que las etiquetas de la mayoría de las mieles envasadas en España por grandes envasadoras y para grandes superficies ya no incluyen miel de origen China en sus productos. Ahora, la ley obliga a poner en la etiqueta todos los países de donde procede el producto y, según denuncian COAG y la OCU en un informe de investigación que han elaborado, el “origen China” ha desaparecido del mercado.

Ambas entidades concluyen que la “maraña legislativa” creada por las instituciones comunitarias y estatales permiten “enmascarar de forma legal el origen real de la miel” ya que “la miel china que sigue entrando a día de hoy en España se triangula a través de otros países de la UE como Portugal y Rumanía, en los que se transforma y mezcla para adquirir un nuevo origen España”.

Según el informe Portugal pasó a ser nuestro principal abastecedor de miel en 2020 (6.698 toneladas, el 21% del total importado ese año) y en los primeros meses de 2021 sigue siendo origen del 13% de nuestras importaciones. Además, China se situó como segundo abastecedor de miel en 2020 (4.770 toneladas, el 15% del total importado ese año) y, entre enero y agosto de 2021, se sigue manteniendo como nuestro segundo abastecedor de miel (15% del total importado). Ante esto, COAG empezó una investigación ya que aseguran que “sin embargo, acudimos a los lineales y descubrimos que el origen China y Portugal había desaparecido por completo de las etiquetas ¿Dónde están esas miles de toneladas de miel?”

La respuesta, según el estudio, es que la ley permite que en las mercancías en cuya producción interviene más de un país o territorio tienen su origen en el país en el que se haya producido su “última transformación sustancial y económicamente justificada”. Se da el caso, según ambas organizaciones, de que sería legal que “la miel cosechada en China e importada por un operador portugués, que se mezcle (y, en su caso, caliente) con miel cosechada en España, puede adquirir el origen España si más del 50% en peso de la mezcla final es miel cosechada en España”. 

Ante esto, el informe concluye que “los operadores españoles podrían estar aprovechando la normativa para enmascarar el verdadero origen de las mieles que se comercializan en España”, algo que no es ilegal porque es “facilitado” por la normativa comunitaria y estatal. Para ellos, China ha desaparecido de las etiquetas de las mieles comercializadas en nuestro país “porque la miel que sigue entrando a día de hoy en España desde el gigante asiático se triangula a través de otros países de la UE (Portugal y Rumanía) en los que se transforma y adquiere un nuevo origen: "Origen España"”.

Apicultor trabajando
Apicultor trabajando 

 

Los productores salmantinos también piden el cambio del etiquetado

Ante esta situación, COAG y OCU piden a la Unión Europea y al gobierno español que “se modifique la normativa en torno al etiquetado y origen de la miel para que se evite el presunto engaño masivo al consumidor, al tiempo que se pide a las autoridades competentes que se abra una investigación para determinar dónde está ese significativo porcentaje de miel china que entra cada año en España y no aparece en las etiquetas”.

Pero no son los únicos, los pequeños productores llevan años reclamando cambios en el etiquetado de la miel y poco a poco han conseguido mejoras, pero para ellos todavía no es suficiente. En los últimos años se ha pasado de poder etiquetar la miel con “miel de dentro de la UE” o “miel de fuera de la UE” a tener que especificar los países de origen, pero como denuncian COAG y OCU en este informe es relativamente fácil cambiar el origen de una miel que se transforma en otro territorio.

Una situación que supone “un perjuicio terrible” para el sector salmantino de la miel, donde la mayoría de los productores son pequeños apicultores que han apostado en estos años por la calidad. Según Santiago Cañete, de la Cooperativa Reina Kilama “al final omites información importante para el consumidor” por eso recomiendan a los que compran miel y buscan calidad “buscar mieles con garantía, de productores españoles” y asegura que “nosotros ahora mismo ofrecemos todas las garantías al consumidor, analíticas trazabilidad, etc.”. Miel de calidad que no puede competir con grandes distribuidores que apuesta por un producto artesano y exclusivamente de origen salmantino. Una manera de disfrutar de buena miel, sin mezclas y apoyar al sector apícola y al medio rural de la provincia. 

Un sector que ha sufrido además una campaña "mala". Según Cañete, la primavera "fue malísima y el verano ha sido muy desigual, en unas zonas un poco mejor y en otras peor. Además hemos sufrido mucha mortandaz de colmenas, del 50 por ciento". Todos estos factores han hecho que se haya reducido considerablemente la producción de miel. Por ejemplo, Reina Kilama agrupa a 153 apicultores y la producción media suele ser superior a 1,5 millones de kilos de miel. Sin embargo este año superan por poco el millón de kilos. 

Unión de Campesinos de Castilla y León: “La miel de España es toda miel de España”

En la posición contraria ante la polémica suscitadas por el informe de COAG y OCU está UCCL, la Unión de Campesinos de Castilla y León. Según sus responsables “la leche, la miel y el aceite de oliva son los productos con más fraude a nivel mundial” y aseguran que “La miel de España y de la marca España es de España, de calidad. Aquí vienen mieles de todo tipo, algunas de las cuáles, aunque sean legales, no son legítimas, pero la imagen de la miel de España a nivel mundial y europeo es excelente”.

Para ellos está polémica no beneficia al sector ya que “hay muchos intereses que pretenden meter a todos los envasadores en un totum revolutum y no todos son iguales”. Para ellos, España es el país que con diferencia tiene “más colmenas que la UE y nuestras producciones con nuestro clima y métodos de producción es muy variado. No tenemos que dejar dudas de que la miel de España es miel de España. Nuestra batalla ha de ser defender la miel de España. Y estamos dejando creer que puede haber algún riesgo”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído