A pesar de las buenas noticias en Castillejo de Martín Viejo, donde tras meses de espera se pudo abatir el pasado 13 de enero a una loba que podría estar detrás de multitud de ataques producidos en los últimos tiempos, los ganaderos de extensivo no se conforman. Exigen más permisos especiales como el que permitió terminar con el animal ?porque el lobo estaba en peligro de extinción y los medios para protegerlos han funcionado?, remarca José Luis Martín, de Abaduero, harto de padecer ataques. Así las cosas, denuncian una superpoblación que hoy por hoy ?es incompatible con la ganadería?. Asegura que se están haciendo cosas puntuales ?pero no son eficaces pues los sistemas de manejo de nuestro ganado son incompatibles con el lobo?. ?O está el ganadero o está el lobo?, advierten antes de subrayar que, de seguir así ?nos vemos abocados a abandonar nuestra actividad?.

Llegados a este punto y más allá de los plazos en los que se les pagan las indemnizaciones por ataques piden que, de una vez por todas, se adecúen las normas al censo ?porque la densidad es ahora grande?.

Denuncian los profesionales del campo que pidieron que se les escuchara a la hora de realizar el plan del lobo ?pero nunca se nos tuvo en cuenta?. La situación rozó el absurdo cuando se les propuso combatir los ataques mediante el pastoreo tanto diurno como nocturno, ?un sinsentido contrario al sentido común y más teniendo en cuenta que, por un lado, tenemos familias y, por otro, nuestro ganado se encuentra en muchos casos repartido por varios municipios ya que las parcelas son pequeñas?.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído