El oro del campo charro: los cereales desatan la preocupación entre los campesinos que se sienten “abandonados”

“De semana en semana se está superando el precio en unos niveles que no estamos acostumbrados a ver”, señalan los agricultores. Subidas que no representan ni a agricultores ni a ganaderos

Cosecha de cereales.
Cosecha de cereales.

Desde hace dos meses la preocupación merodea entre los agricultores y ganaderos salmantinos. El campo vuelve a ser una vez más el títere de las altas esferas, por ello sus hombres se sienten ninguneados ante las escandalosas subidas del cereal: el protagonista de las últimas lonjas.

La preocupación existente por parte de ganaderos y agricultores ha desplazado a SALAMANCA24HORAS hasta el campo charro para entrevistarnos con Bernardo García, ganadero dedicado a la cría de lechones y con Fernando López Soria, joven agricultor e ingeniero agrícola especializado en secano y regadío.

Dos hombres ligados al campo desde la cuna, luchadores innatos de un legado familiar, que se han encargado de revelarnos los entresijos más preocupantes de la actualidad y la repercusión que esto les genera.

También hemos ido un paso más allá dando voz a asociaciones ganaderas como la de ‘19 de abril’ de la mano de su presidente, Juan Luís Martín o la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) con Valentín García, a la cabeza.

 MG 9728
 

Antes de comenzar a desgranar la información que alienta este reportaje hay que poner los números sobre la mesa. La subida de los cereales es una realidad que se aprecia de semana en semana.

Si comparamos las lonjas del 4 de octubre, 2 de noviembre y 8 de noviembre, por relacionar los últimos meses, podemos observar el incremento de los precios de hasta 50 euros de una semana a otra. La subida es generalizada.

Por ejemplo, en el caso del trigo del 4 de octubre al 2 de noviembre aumentó en 51 euros, y del 4 de octubre al 8 de noviembre en 62 euros.

 MG 9712
 

Si comparamos la cebada o el centeno, la variación es de 54 y 50 euros respectivamente de octubre a noviembre, y de 54 y 12 euros en cinco días. Lo mismo sucede con la avena que varía en 44 euros del 4 de octubre al 2 de noviembre, y en otros 44 euros del 2 de noviembre al 8.

Como se aprecia son subidas mensuales importantes, con una repercusión desaforada también en cinco días de diferencia. Cifras inentendibles en tan poco espacio de tiempo para las que hemos buscado respuesta.

La primera de nuestras incertidumbres es la que nos ha llevado hasta Santiago de la Puebla y Palaciosrubios para conocer a qué se deben estás subidas tan altas en tan poco tiempo.

 MG 9634
 

En este sentido, tanto Bernardo como Fernando apuntan a una misma dirección: la especulación.

“Personalmente pienso que es especulación. La soja, por ejemplo, que se produce en EEUU y Argentina, empezó a subir mucho el verano del pasado año. Entonces dijeron que era por la sequía que había, y todo el mundo apuntaba a que era la especulación. Ahora ha empezado igual el cereal. No es normal que suba tanto cuando la producción es la misma de siempre”, advierte Bernardo.

El ganadero aprovecha para señalar que las subidas siempre se manifiestan en las épocas de crisis: “El año pasado después del verano ya se apreció un incremento. Desde hace dos meses para acá se están viendo barbaridades. Es algo exagerado, pero no es nuevo porque en el 2007 hubo también una subida bestial coincidiendo con el comienzo de la crisis financiera. En el 2011 volvió a subir también. Siempre coincide con las crisis”.

 MG 9616
Bernardo García, ganadero 

En una misma línea se muestra Fernando, joven agricultor que en la actualidad lucha por mantener un legado familiar, afirmando que “estas subidas no son normales. Con toda la incertidumbre que hay, está pasando como con el resto de las materias primas que de semana en semana se está superando el precio en unos niveles que no estamos acostumbrados a ver”.

Este joven agricultor de 23 años continúa diciendo que “las subidas se deben porque hay una incertidumbre global y mucha especulación. Los inversores están invirtiendo en materias primas, lo que hace que los precios suban tan de golpe”. En definitiva, según aclara Fernando todo “es una unión de pandemia, especulación, geopolítica y globalización”.

A la especulación también hace referencia el presidente de UCCL, Valentín García, quien de forma contundente confirma que “la especulación como siempre está de por medio con todo el maremágnum de la globalización.

Que hubiera un incremento del precio era algo lógico, pero tantísimo como ha habido puede llegar a ser un problema para el sector de la agricultura porque los cereales han subido pero los inputs han subido mucho más, sobre todo los abonos que han subido hasta tres veces más. El pasado año se podía comprar nitrato a 200 euros/tm y este año está a 600 euros e incluso a más, a lo que se unen los gasóleos y la luz”.

 MG 9704
 

¿Cómo repercuten entonces estas subidas a ganaderos como Bernardo?

“El lastre que tenemos los ganaderos es que producimos siempre sin saber el precio al que vas a vender el animal. Los lechones, por ejemplo, desde que inseminas a las cochinas hasta que los vendes pasan 6 meses y nunca sabes a qué precio los vas a vender”, advierte Bernardo.

Bernardo para intentar solventar los gastos actuales del cereal nos revela que siembra forraje de veza como complemento del pienso durante el invierno. En verano siembra también alfalfa.

Que el ganadero siembre sus propios productos o incluso que compre directamente al agricultor es algo cada vez más común. Una iniciativa con la que Fernando se muestra de acuerdo: “Si el ganadero empieza a comprar directamente al agricultor me parece una buena iniciativa que es quitar al intermediario que al final es quien se lleva el mayor beneficio sin trabajar realmente el producto. Todo es una cadena, aunque si el ganadero empieza a cosechar a nosotros nos toca vender más barato el producto”.

 MG 9719
Fernando López Soria, joven agricultor e ingeniero agrícola

Pese a sembrar para paliar los gastos “el pienso es el mayor gasto que tienes en la granja”, apunta este ganadero que nos habla de cifras asombrosas.

“Más o menos mi gasto es de unos 14.000-15.000 kg cada 40 días pagando 800 euros más que hace un año. Al final del año este es mucho dinero porque el gasto asciende a los 8.000 euros mensuales.

Además, como se cerró la hostelería durante la pandemia tuvimos que atostonar lechones a 10 euros. A mí eso me costó casi 40.000 euros de pérdidas ese año, entre lo que dejé de ganar y lo que me tocó poner para mantener todos los animales”.

 MG 9657
 

El precio tan alto del cereal está siendo un auténtico varapalo para los ganaderos. Algo de lo que también se hacen eco desde la Asociación ’19 de abril’: “Si seguimos en esta línea no hace falta que la PAC nos diga que recortemos los animales porque nos vamos a ver obligados nosotros para poder mantenerlos con el pasto buena parte del año, y así reducir el pienso porque está siendo una situación inviable”, manifiesta Juan Luís Martín, presidente de la asociación.

En el caso de los agricultores, la subida del cereal no es un beneficio: “Esta subida del cereal no nos beneficia en nada a los agricultores. No nos representa porque todos los insumos se han triplicado (la luz, el gasóleo, fertilizantes, herbicidas…)

Nosotros seguimos en una situación similar e incluso peor si siguen subiendo los precios”, afirma Fernando López.

Quien también advierte que “la subida de estos precios tenía que haber venido hace 40 años y no ahora”. Motivo por el que este joven agricultor admite que en el sector se sienten “abandonados” porque “se hacen unas políticas que van totalmente en contra de la agricultura y la ganadería”.

 MG 9726
 

Estas declaraciones las corrobora también el presidente de UCCL: “Para nadie es bueno estas subidas tan espectaculares. Tampoco es normal que los cereales, la cebada o el trigo estuvieran el año pasado, en el mes de septiembre, a 150 o 160 euros, algo ruinoso también para nosotros. No queremos ni aquello ni esto, creemos que lo mejor es una cosa más controlada y ahí sí debería de influir la UE, quien debería tener algún mecanismo para controlar esto porque no sé a dónde vamos a llevar a los ganaderos”, asegura Valentín García.

¿Cómo se puede paliar la situación de estos precios tan inflados?

Sobre esto Fernando advierte que “es algo muy difícil de controlar. No sé cómo se podría arreglar, pero entra dentro de la PAC y de los políticos que deberían de mirar más por el agricultor a título principal y por el agricultor joven y beneficiarles de alguna manera. Así les ayudarían también a fomentar que haya relevo generacional y que las zonas rurales no se queden sin población, que es lo que ellos quieren, pero hacen las políticas al revés”.

Al carro se suma, Juan Luis Martín: “Esto es muy complicado de abordar desde una asociación, incluso una organización agraria. Los cereales están subiendo, hay demanda de países emergentes, por eso parecen el oro del momento”.

Por la complicación apuesta también Bernardo: “Es complicado porque los gobiernos no pueden intervenir en los mercados y se supone que esto es la ley de la oferta y la demanda. Se regula según se oferta y se demanda.

El gobierno en su día hizo la ley de la cadena para que no se pagara por debajo de los costes de producción, pero es algo que no sabemos si se puede controlar”.

 MG 9688
 

Finalmente, Valentín García admite el enfado que muestran los agricultores: “La unión de campesinos muestra una alta preocupación por esta volatilidad y especulación tan grande que hay ahora mismo en torno a los productos agrícolas y ganaderos”.

Por último, es imprescindible preguntarnos si realmente hoy en día renta ser ganadero o agricultor.

Respecto a esto, como no podía ser de otra manera, la pasión por el campo brilla por encima de toda especulación y cuestión política.

“La ilusión y el amor por los animales está por encima de todo”, declara Bernardo.

Un amor por su profesión que también muestra Fernando consciente de la dificultad de encarar el trabajo en el campo: “A mí me merece la pena continuar con el legado familiar, aunque la gente nos dice que estamos locos porque tenemos que arriesgar un capital importantísimo, sin saber si vamos a cosechar algo o no porque todo el año dependemos del tiempo. Pero sé que es muy complicado entrar a este sector sino tienes a alguien detrás que te ayude y te respalde. Actualmente, empezar de cero por la subida de los precios es imposible”.

**Adjuntamos como documento la lonja del 4 de octubre y del 2 y 8 de noviembre**

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído