Los representantes del Programa Antídoto, para lucha contra el uso de venenos en el campo, han solicitado hoy a la Junta de Castilla y León que intensifique la prevención y lucha y evite "el uso masivo de rodenticidas contra posibles explosiones demográficas de topillo". Las organizaciones ambientales que respaldan este programa han advertido, en un comunicado, de "la grave situación del uso de veneno en la región".

"Los cebos envenenados, utilizados para el control de depredadores de las piezas de caza y en algunos casos también del ganado, están produciendo en Castilla y León las mayores mortalidades en España de algunas especies amenazadas", han alertado.

De 2005 a 2010, se encontraron envenenados en la región 248 milanos reales, 41 buitres negros, 28 alimoches, 16 águilas imperiales y 3 osos pardos, "cifras que son seguramente una pequeña parte de los ejemplares realmente envenenados".

Estas organizaciones han reclamado patrullas especializadas de agentes medioambientales, apoyadas con perros adiestrados específicamente, y la aplicación de sanciones ejemplarizantes.

Asimismo, han criticado que la Junta "haya vuelto a ceder ante las presiones de la opas y está autorizando ciertas prácticas como la quemas de rastrojos, cunetas y ribazos, que ya han demostrado en el pasado ser completamente ineficaces" contra los topillo.

"Estas quemas se han extendido también a riberas, choperas y zonas sensibles y protegidas, y se están realizando sin un adecuado control", según estas asociaciones.

Además, han rechazado "el uso masivo de venenos muy tóxicos, como la bromadiolona, que conlleva un riesgo para la salud pública y tiene un grave impacto sobre la fauna predadora, que consume los roedores intoxicados, lo que genera un mayor desequilibrio ambiental que favorece el desarrollo de plagas agrícolas".

El Programa Antídoto lo integran organizaciones como Ecologistas en Acción; los fondos Mundial para la Naturaleza (WWF), para la Conservación del Buitre Negro (BVCF) y para la Protección de los Animales Salvajes (Fapas); y la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ).

El Grupo para la Recuperación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (Grefa), y las sociedades españolas de Ornitología (SEO/BirdLife) y para la Conservación y Estudio de los Mamíferos (Secem) son otras de las organizaciones participantes.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído