Los ministros de Agricultura de la Unión Europa lograron la pasada noche, y después de dos largas jornadas de negociaciones, un acuerdo sobre la reforma de la Política Agraria Común, que debe aplicarse a partir de 2014. Un acuerdo con el que España se ha mostrado “muy satisfecha” porque recoge los principales objetivos que se había marcado defender el ministro español del ramo, Miguel Arias Cañete, y que consensuó con las comunidades autónomas antes de viajar a Bruselas.
 
El acuerdo al que han llegado los 27 flexibiliza la propuesta de Bruselas de crear una “tarifa plana” para que todos los agricultores europeos reciban el mismo nivel de ayudas comunitarias, independientemente de su región o su cultivo. Una de las principales reivindicaciones de España, que temía un desplazamiento de fondos entre sectores y entre comunidades. “Hemos encontrado una fórmula que va a permitir que no haya reducciones muy significativas en los niveles de apoyo”, ha explicado Cañete.
 
El acuerdo también recoge la petición española de limitar la superficie susceptible de recibir ayudas europeas. Si se incrementase el número de hectáreas aptas para los subsidios comunitarios tal y como proponía Bruselas, se diluirían los fondos que reciba cada agricultor, temía España. El texto pactado, en cambio, prevé que se mantengan como elegibles unos 22 millones de hectáreas de tierras españolas. “Esta fórmula nos garantiza que las ayudas no se van a reducir”, ha celebrado el ministro.
 
Trato especial para el viñedo y la remolacha
 
Los 27, además, han acordado apostar por una PAC más verde, que condicione el 30 por ciento de las ayudas directas al cumplimiento de determinadas prácticas respetuosas con el medioambiente, pero han añadido más flexibilidad en este punto. Así, se prevé un trato especial para los cultivos permanentes, como el viñedo y el olivar, que quedarán exentos de estas exigencias adicionales.
 
Cañete, además, celebra que el Consejo haya acordado mantener los derechos de plantación de viñedo, que se preveía eliminar en 2015, y que se prorrogue el sistema de cuotas de producción del azúcar hasta 2017, frente a la liberalización del sector prevista también para 2015. Dos decisiones que “dan respuesta a las inquietudes de España”, ha declarado.
 
El texto final, con todo, no satisface plenamente a Cañete, que pretende llegar aun más lejos durante las negociaciones entre el Consejo Europeo, el Parlamento Europeo y la Comisión Europea. En concreto, el ministro espera poder aumentar aun más el porcentaje de ayudas vinculadas a la producción. Un porcentaje previsto inicialmente en el 10% y que se ha logrado elevar hasta el 12 por ciento, pero que España, y una decena más de países, quiere que llegue hasta el 15 por ciento.

ASAJA valora positivamente el elegir las hectáreas susceptibles a los pagos de la PAC

A pesar de que, como se ha mencionado anteriormente, se trata de un primer acuerdo y no del texto definitivo sobre la futura PAC, ASAJA ha entrado a valorar diferentes aspectos recogidos en este principio de acuerdo. Uno de ellos, la elección de las hectáreas que sean susceptibles de ayudas: "Se trata de evitar situaciones injustas como autorizar el acceso a los pagos de la PAC de un número excesivo de hectáreas  o de provocar agravios comparativos entre explotaciones, producciones y territorios, que solo podían deslegitimar la finalidad de estos pagos”.

El Consejo también aporta mejoras a las propuestas de la Comisión en materia del “pago verde” impuesto por el Marco Financiero Plurianual 2014-2020, permitiendo medidas de efecto equivalente a las propuestas por la Comisión, racionalizando su aplicación a nivel de explotación individual, y dando entrada a producciones mediterráneas como “verdes por definición”, es decir, que no tienen que realizar prácticas de greening. 
 
También se introducen mejoras en el capítulo de desarrollo rural, permitiendo un enfoque nacional compatible con los programas regionales de desarrollo rural, salvaguardando el sistema español de seguros agrarios o mejorando las condiciones de financiación a las  inversiones en regadío.
 
No obstante, y a pesar del moderado optimismo sobre el resultado del Consejo, ASAJA advierte que quedan todavía algunos temas de importancia para nuestro país que deben ser mejorados en el Trílogo de cara a un acuerdo final antes del verano.  Entre ellos, la consolidación de la prórroga del régimen de azúcar hasta 2020, el mantenimiento de la cuota lechera, los productos que podrán acogerse a ayudas asociadas, la actualización de los precios de referencia desencadenantes de los mecanismos de intervención públicos y privados o la máxima flexibilidad en la aplicación del “greening” y su adaptación a la realidad productiva española.

COAG sostiene que la aplicación sobre la reforma de la PAC mantiene incertidumbres

 

Según la Coordinadora de Organizaciones de agricultores y Ganaderos, COAG, consideran que no se concretan aspectos claves como la definición de agricultor profesional activo, básico para un reparto más justo y social de las ayudas; ni se delimitan regiones agronómicas, imprescindibles para gestionar la diversidad agraria, según informan.

 

Además critican la eliminación de las cuotas de producción de leche en 2015 y azúcar en 2017. Esto amenazaría el futuro de estos sectores en nuestro país.

 

Sin embargo, consideran positivo la limitación de la superficie elegible para recibir ayudas y la consideración del potencial medioambiental de cultivos permanentes como el olivar o frutos secos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído