El otoño, la mejor época para prevenir la aparición de la procesionaria de los pinos

Propietarios de encinas y robles en zonas como Ciudad Rodrigo y Campo Charro también combaten el balanino, un perforador de la bellota 

 Procesionaria 4
Procesionaria 4

Procesionaria, seca, lagarta, cerambyx o balanino, plagas que afectan a pinares, encinas, robles y alcornoques cada temporada con mayor o menor incidencia en función de las condiciones medioambientales. Y para prevenir o minimizar su impacto en la masa forestal, la aplicación de tratamientos en las fases iniciales resulta clave para evitar su desarrollo.

Desde la Asociación Forestal de Salamanca, Asfosa, explican que este año han comenzado a trabajar para hacer frente al balanino, un escarabajo, perforador de la bellota, que realiza la puesta en el fruto, desarrollando un gusano con el que se pierde la producción. De ahí que el principal objetivo de los profesionales sea ajustar el tratamiento de manera que se evite que este escarabajo dañe el fruto. 

Bellota balanino

Con casos, sobre todo, en las zonas de mayor densidad de encinas y alcornoques como Ciudad Rodrigo y Campo Charro, este escarabajo “siempre lo ha habido, pero es ahora cuando se ha comenzado a tratar para mejorar la producción”. 

En el caso de la procesionaria, que afecta a los pinares, la aplicación de medidas preventivas corresponde al titular del monte, particular, ayuntamientos o Junta. En los montes de utilidad pública de la Junta, fuentes de la Administración regional explican que no ha habido problema con esta plaga en la que tiene mucho que ver la falta de lluvia.

La aparición de la procesionaria no afecta al árbol porque “no lo mata”, pero sí puede lo puede hacer en las personas y animales, sobre todo perros, si se encuentran en las proximidades de pinares, ocasionando reacciones alérgicas. En los  montes de titularidad de la Administración regional, “no se tratan porque, además de no haber gran presencia de la oruga, la que hay no causa problemas".

En zonas recreativas próximas a cascos urbanos, la Junta recomienda el tratamiento físico de destrucción de los nidos cortando la rama afectada y quemándola, "ya que los fitosanitarios no son eficaces y resultan perjudiciales para otras especies".

Trampas, tratamientos fitosanitarios y mecánicos

El método a elegir depende del uso del pinar, porque no es igual aplicar un tratamiento dirigido a una explotación forestal o en un jardín pero los expertos en plagas lo tienen claro “cuanto antes se realice el tratamiento, más efectivo”.

En el caso de montes de titularidad privada, las medidas preventivas para evitar la aparición de la procesionaria ya se han realizado meses atrás. Como explican desde la Asociación de Propietarios Forestales de Salamanca, Asfosa, para prevenir la procesionaria hay varias alternativas. Trampas de feromonas, tratamientos fitosanitarios (priorizando el biológico sobre el químico) y mecánicos (la retirada de los nidos).

Seca de la encina

De aplicarse un tratamiento biológico, “hay que realizarlo temprano en el ciclo inicial de la procesionaria, entre agosto y septiembre, porque a partir de ese momento, y con afecciones graves, ya se trataría con productos químicos, de choque, “con una aplicación más localizada”, pudiéndose realizar hasta enero y principalmente enfocado a parques y jardines para evitar las procesiones.

Si ya está avanzado el ciclo biológico de la oruga, especialistas de Asfosa aseguran que se pueden colocar collares en los árboles, quedando atrapadas para evitar que realicen las procesiones en el suelo, opción indicada en jardines y en lugares donde haya perros.

De 30 hasta 100 euros, el coste

Tratamientos que en cualquier caso aconsejan que realicen empresas especializadas en la aplicación de unos tratamientos que oscilan entre los 30 y 100 euros por hectárea, en función de la aplicación biológica (bastante más caros) o química y de la superficie.

Con una salud de los pinares salmantinos “bastante buena”, la sequía es uno de los principales factores que influyen en el desarrollo de la procesionaria. “La falta de lluvia favorece a esta plaga por lo que en años de sequía hay más problemas en los pinares”.

Por lo que se refiere a las plagas que afectan a otro arbolado, como la seca de la encina, por el momento, no hay grandes incidencias en la provincia de Salamanca, aunque sí positivos, sin catalogarse de problema grave “por el momento”. Y por lo que se refiere a la lagarta, habrá que esperar a la primavera.


Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído