El coordinador autonómico de la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL), Jesús Manuel Palacín, planteó hoy a la Consejería de Agricultura y Ganadería que apueste por la prevención en las campañas de saneamiento y criticó que se limiten a sacrificar a los animales infectados por brucelosis o tubercolosis. Así, reclamó al Ejecutivo que pierda el “miedo” a las vacunas y advirtió de que la erradicación de enfermedades es imposible al convivir la cabaña ganadera con fauna salvaje.
 
En ese sentido, Palacín expuso que en los últimos cuatro años la Administración autonómica se ha gastado unos 60 millones de euros en las campañas de saneamiento y añadió que el sector lleva más de 20 años “matando vacas”, debido que a los responsables autonómicos han estado “obsesionados” con la erradicación de la brucelosis, que tiene una prevalencia del 0,34, y de la tuberculosis (2,57). Indicó que ya es muy difícil reducir estos niveles de incidencia, ya que además en algunas zonas los animales conviven con especies salvajes.
 
Asimismo, Palacín coincidió con el responsable de ganadería de UCCL, Rafael de Frutos, en que la prevención permitirá a la Junta “ahorrar dinero” ya que las medidas de sanidad animal absorbe, según la organización agraria, el 90 por ciento del presupuesto de la Consejería de Agricultura y Ganadería. De Frutos sostuvo que después de destinar una cantidad “ingente” de fondos y de sacrificar un número “muy alto” de animales la situación de la cabaña ganadera de Castilla y León es “igual” o “casi similar” al inicio de las campañas de saneamiento por lo que pidió que se realicen también controles sobre las especies silvestres.
 
Mejora del calendario de saneamiento

 

Otro de los aspectos que la organización sindical planteó mejorar es el calendario de las campañas de saneamiento. Rafael de Frutos indicó que la adjudicación mediante subasta a una empresa hace que su inicio se demore, desde enero hasta abril o mayo, lo que genera problemas a los ganaderos de zonas de montaña. Explicó que es imposible reunir en primavera o verano a su rebaño para ser sometido a las pruebas, lo que conlleva sanciones de entre 3.000 y 6.000 euros. Por tanto, exigió que se aborde de una forma “más racional” y que se deje una muestra en depósito para contrastar los resultados.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído