VÍDEO | Los ganaderos de vacuno, también en una situación crítica: "Los gastos siguen y no tenemos ingresos"

Emilio Ortega, productor de selecto de la raza charolesa: “Mi inversión no va a servir de nada, no puedo vender genética porque está todo paralizado y el futuro, negro. ¿Y toda esta lucha y este trabajo, para qué?"

 Emilio ortega ganadero
Emilio ortega ganadero

La pandemia del coronavirus, con el decreto de estado de alarma que suma ya la cuarta semana de confinamiento, está dejando tocados a muchos sectores ganaderos. A la falta de salida de lechazos, corderos, tostones y cochinillos que arrastran desde hace semanas los ganaderos de ovino y porcino, se suman también los problemas para los productores de vacuno.

Emilio Ortega, ganadero dedicado a la producción de vacuno selecto de la raza charolesa en Santa Olalla de Yeltes, se muestra muy pesimista porque considera que la situación actual es ruinosa, "ahora mismo estoy sin ilusión, como muchos de mis compañeros”. 

A sus 44 años, reconoce que su trabajo, acudir al campo y cuidar la ganadería “es lo mejor y lo más bonito del mundo”, pero ahora, el desánimo se impone. Apostando por la ganadería, "una profesión que me gusta y con la que disfruto", el momento actual es de pesimismo total, por la situación presente y por la que se plantea de cara a los próximos meses.


El mundo rural se hunde en cuatro días

Y se pregunta qué ánimos le puede dar a otros ganaderos más jóvenes “cuando ven que está todo parado, con sus animales sin salida, mientras tienen que seguir pagando, porque los bancos no tienen piedad”. Cree que, con este panorama, el mundo rural "se acaba de hundir, y quieren que venga gente a los pueblos, después de esta crisis esto va a quedar como un solar”, lamenta.

Emilio Ortega explica que este momento por el que pasamos, con una crisis sanitaria sin precedentes, ha demostrado lo vulnerables que somos y lo poco preparados que estamos. “Se ha paralizado todo, a ver cómo somos capaces de volver a empezar”.

"El día a día de los ganaderos es el mismo, siguen los gastos y cero ingresos"

Al temor que tienen los ganaderos que cada día se desplazan a sus explotaciones a infectarse o propagar el virus a sus mayores, se suma la paralización absoluta de movimientos de ganado. Porque el día a día de los ganaderos en estado de alarma sigue como antes, lo único que ha cambiado radicalmente es la cuenta de resultados “cero ingresos con iguales gastos”. El momento por el que pasan muchas de estas explotaciones dedicadas exclusivamente a la producción de ganado selecto es “delicada, crítica y, en algunos casos, dramática”.

Explotación de ganado selecto charolés 100% a la  que se suma la producción de forrajes y cereales, “en un negocio como éste, hay que contar con materia prima, si no, es imposible”.  Trabajando exclusivamente con ganado puro y de alto valor genético, con unos 90 ejemplares de la raza charolesa , indica que, en estas tres semanas de estado de alarma, ha salido cada día de su casa realizando un gasto continuado. Gasóleo, comida para los animales…y, por el contrario, “mis clientes no compran porque, aunque quieran mejorar, si su cuenta de resultados cae un 40-50%, no vendrán a comprar, ni invertirán”.

Emilio Ortega ganadero

Difícil momento que está afectando a todos los sectores ganaderos. “Los becerros han bajado una barbaridad, la carne sigue cayendo y si analizamos sectores como ovino y porcino está todo parado”.  Situación, añade Emilio Ortega, que seguirá complicada si tenemos en cuenta la caída en picado del consumo. “Con 80 millones de turistas que este año no van a venir a España, imagínate”.

Este ganadero salmantino lamenta la falta de ayudas en situaciones como la actual. “Dicen que no tenemos derecho porque como somos el sector primario, salimos todos los días a trabajar, pero mi cuenta de resultados va a ser nefasta, cero, los gastos siguen sin ingresos”. 

“El que tenga más colchón aguantará un poco más y el resto caerá”, lamenta este ganadero de  vacuno, que critica que la falta de ayudas con el argumento de que el sector primario sigue funcionando.

“En el campo somos bastante previsores, porque después de pasar muchas crisis y muy delicadas como las 'vacas locas' o los saneamientos ya nos hacen estar siempre pendientes”. 

Todo parado, menos los gastos de la explotación que siguen igual

Emilio Ortega explica que, en otros países como Francia, han aplicado medidas, suspendiendo la cuota de autónomos o aplazando pagos. “Pero aquí no. Si tan importante somos como dicen, ¿cómo se creen que podemos seguir? Habrá un día que se desabastezcan las tiendas,  porque esto se va a la ruina".

Ganaderia Emilio Ortega

Con los ánimos por el suelo, se pregunta de qué sirven las inversiones para ser más competitivos y seguir mejorando la calidad si sus animales de alto valor genético, seguramente, tengan que ir a matadero. “¿Y toda esta lucha y este trabajo, para qué? Mi inversión no va a servir de nada, igual que el que no ha apostado por mejorar”.  Porque, cuando pase lo peor, con la erosión económica de esta crisis, se pregunta quién es el valiente que va a invertir en un toro o en becerras. “Habrá otras prioridades antes”.

Salamaq, el mejor escaparate para el ganado puro, en el aire

Los productores de ganado puro realizan fuertes inversiones con el objetivo de mejorar la calidad de unos ejemplares cuya genética se vende después a otros ganaderos. Y ahí, juegan un papel fundamental los concursos que realiza cada raza. En el caso de la ganadería de Emilio Ortega, es una de las fijas que cada año participa tanto en el concurso nacional de la raza charolesa que se celebra en Salamaq, como en la subasta.

Gran escaparate para que otros ganaderos conozcan, comparen y compren ejemplares de calidad, la cita de Salamaq de septiembre dependerá de la evolución de la pandemia y de las medidas sanitarias que se establezcan. 

En su explotación de Santa Olalla, ya está preparando los animales con los que su ganadería acudirá a Salamaq, una feria que está en el aire. “No sé si se celebrará tal como se viene realizando, porque es una feria a la que van miles de personas", añadiendo que el futuro para los productores "se presenta negro". Porque, añade, la paridera de ahora sí se puede aguantar, pero los animales de más edad no, se pasan y no paran de hacer gasto sin que se rentabilicen.

Semental charoles

No hay consumo, ni ganas de comprar

“Estos animales son una máquina de carne, la producción es mayor, sí pueden pesar más, pero no pagan por la genética, es el kilo de carne”. Y, actualmente, el precio de la carne sigue a la baja y, dentro de dos meses, “no quiero ni pensarlo, porque si en 15 días el precio de los terneros pasteros ha bajado 200 euros…. “no hay consumo, ni ganas de comprar”, lamenta. 

Pesimista, está convencido de que sus animales este año, lo más probable, es que acaben en el matadero y al precio que quieran pagar y reitera “no he visto a nadie que hable del sector vacuno”. Por el momento, “nos toca esperar y que la erosión económica sea la menor posible”. 

Aunque no todos pueden hacerlo y ya hay ganaderos que están dando salida a ejemplares selectos porque no pueden arriesgar ni esperar más. “Ya se están vendiendo animales adultos de alta calidad genética para carne”, explica desanimado Emilio Ortega.

Archivado en:

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído