A una semana para las elecciones, los candidatos preparan su estrategia definitiva para convencer a los ciudadanos y obtener el mayor número de votos posible. En la capital, la Alcaldía es el objetivo de diez aspirantes: ocho hombres y dos mujeres de muy diversa índole y de distinta procedencia. Todos tienen un pasado o un presente laboral que forma parte de su aval y que, en parte, condiciona su inmersión en la vida pública. 

La candidata popular, por ejemplo, cuenta con una plaza de funcionaria en el Ayuntamiento de Zamora. Hace ya tiempo que Clara San Damián no ejerce esa labor, al haber ostentado diversos cargos de responsabilidad política, pero ese asiento se mantendrá reservado para ella hasta que finalice su aventura como representante del Partido Popular en las instituciones.

También en el sector público es donde se mueven sus dos principales rivales. Francisco Guarido, de Izquierda Unida, es conserje en el Claudio Moyano, mientras que José Luis Gómez, del PSOE, es letrado de la Seguridad Social, un puesto al que regresó tras ser, durante casi ocho años, director del INSS.

Dentro del otro partido con representación municipal, Miguel Ángel Mateos, líder de Adeiza, es un prestigioso historiador que imparte diversos cursos y conferencias, además de ejercer como docente en el instituto María de Molina. También es profesor de instituto Cándido Ruiz, de Gana Zamora, que compagina esta labor con la de tutor de la UNED.

Uno de los que más desenganchados del sector público está es Francisco José Requejo. El candidato de Ciudadanos se define a sí mismo como empresario, sin aportar más datos. Por su parte, Manuel Herrero, de UPL, también trabaja en el ámbito privado. En su caso, como responsable de un negocio de prensa y alimentación en La Candelaria.

Tanto en el sector privado como en el público ha ejercido su labor el aspirante de UPyD, José Miguel Mateos, cuyo último negocio fue una cadena de cibercafés en Extremadura, pero que ahora se encuentra en paro. En el caso de la lideresa de Ahora Decide, Carmen Guil, su fuente de ingresos procede de la Diputación, donde trabaja como agente de empleo y desarrollo local, mientras que Francisco Iglesias Carreño, del Prepal, es profesor jubilado.

Estas son las ocupaciones de los aspirantes a la Alcaldía de Zamora. Diez hombres y mujeres con una trayectoria profesional que queda supeditada a lo que suceda el 24 de mayo. Sea como fuere, prácticamente todos ellos tendrán la posibilidad de trabajar más allá de la política si las urnas les dan la espalda.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído