El Ayuntamiento de León ha decidido reubicar, si bien temporalmente, las jardineras que habitualmente cierran el paso a los vehículos al interior de la Plaza de San Marcelo justo contra la fachada del antiguo Consistorio, provocando un problema de movilidad para las personas invidentes.

Esto ha provocado las primeras quejas por la decisión de colocar estas enormes, pesadas y caras jardineras con el escudo de León justo en el punto en el que se inicia el trazado de la pavimentación especial para invidentes, colocada en el mandato pasado por el Consistorio, precisamente para facilidad la movilidad y accesibilidad del colectivo. De hecho, si alguna persona ciega sale del Consistorio o de la oficina de la Policía Local que también queda en esta ubicación, incluso de la Oficina de Turismo, tendrá que sortear no sin peligro ni complicación estas jardineras.

Las mismas se supone que regresarán a su posición habitual a partir del próximo martes día 5, dado que la XXXVI Feria de la Cerámica que ya está abierta en la plaza y que ha motivado este traslado de mobiliario urbano habrá concluido para entonces. Pero mientras, los problemas continuarán salvo que el Ayuntamiento decida colocar las jardineras en otro punto menos confictivo. La plaza, además, tiene desde ayer y hasta el 5 de octubre una veintena de carpas de 5x5 que albergan a los artesanos y ceramistas que un año más exponen sus obras en este céntrico emplazamiento.

Estas jardineras se instalaron con motivo de la celebración de 1.100 aniversario del Reino de León, conmemorado en 2010, como recuerda la inscripción que presentan sobre la madera.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído