En iLeon nos hemos propuesto contarte los mejores sitios para disfrutar de un refrescante chapuzón este verano, sin salir de la provincia de León. Los más conocidos, aquellos a los que los 'domingueros' acuden prestos cada fin de semana, pero también otros que están mucho más escondidos y que sólo disfrutan aquellos que tienen la suerte de vivir en la zona.

La playa fluvial de Montuerto es un lugar imperdible para darse un refrescante baño en plena naturaleza. Un lugar fantástico y con unas vistas impresionantes, en el corazón de la Montaña Central, para disfrutar de un chapuzón en las frías, yo diría congeladas, aguas del río Curueño o tomarse una cerveza, o coca cola, en el bar que se encuentra en la propia ribera. Además, es posible también lanzarse desde un trampolín para zambullirse en el agua. Una atracción que disfrutan, sobre todo, los más pequeños y para la que muchos días, hay incluso cola.

También hay espacio en este lugar de cuento para tomar el sol, bien tumbado en la hierba que rodea la playa, o en la propia montaña, entre sus cavidades. Lo único que le puede faltar a este idílico lugar es tranquilidad. Sobre todo durante los meses de verano, y más aún los fines de semana, son muchos los leoneses que acuden a la playa fluvial de Montuerto atraídos por su belleza y, también, por sus servicios. Muy cerca, casi al lado del agua, hay un bar que ofrece todo lo necesario para pasar un día al aire libre, comida y bebida, una terraza con mucho espacio y, además, baños y vestuarios.

A unos pocos kilómetros de allí hay otro lugar, por lo menos igual de espectacular, pero mucho más secreto, a no ser que residas o veranees en la zona, se trata de los Caseríos de Valdeteja. Un pequeño valle que surge de entre las Hoces de Valdeteja y del que algunos privilegiados bañistas disfrutan durante la época estival.

Este nombre, los Caseríos de Valdeteja,  responde  a unas naves que se encuentran en ese lugar, la mayoría de ellas destinas a albergar ganado, aunque también hay alguna vivienda que se utiliza durante los meses de verano. Durante la primavera, este rincón de la montaña de León es también muy frecuentado por pescadores de la zona.

Para disfrutar de las aguas limpias y transparentes del río Curueño en esta poza, rodeada de impresionantes picos, paredes verticales, incluso pequeñas cuevas y formaciones rocosas, todo ello salpicado por hayas, robles y praderas, es necesario atravesar multitud de maleza.

Solo apto para los más intrépidos, un angosto camino, rebosante de vegetación, abre paso a una zona que se utiliza para el baño. Atraversar este camino merece la pena, concluye en una playa fluvial empedrada y con las aguas limpias y muy tranquilas. Un lugar que pertenece al Ayuntamiento de Valdelugeros, ideal para disfrutar de la naturaleza y de la tranquilidad que ofrece la montaña de León.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído