La pugna que se abierto en el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) por suceder al secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, y por la forma de hacerlo, si como hasta ahora por delegados, o abriendo el partido a los ciudadanos con la fórmula ‘un militante, un voto’, ha comenzado a estallar por Castilla y León. En la noche de este viernes ha dimitido más de la mitad de su comisión ejecutiva, 25 de 48 miembros, entre los que están la senadora salmantina Elena Diego y la procuradora bejarana Ana Muñoz de la Peña.

La bicefalia en la dirección del PSOE de Castilla y León, con Julio Villarrubia como secretario autonómico y Óscar López como portavoz en Cortes y, aunque ex secretario autonómico, ahora por encima como secretario de Organización del partido a nivel nacional. Villarrubia acusa a López de haber programado estas dimisiones, ya que había planteado celebrar ya un congreso extraordinario autonómico, pero  Villarrubia abogaba más por seguir los tiempos marcados por el partido y la fórmula un militante, un voto.

A partir de ahora una gestora tendrá que dirigir al PSOE en Castilla y León hasta que se celebre ese congreso extraordinario, al que Villarrubia asegura que volverá a presentarse para continuar como secretario autonómico, aunque enfrente tendrá a Óscar López, de regreso de Madrid, o alguien de su cuerda. Podría darse la circunstancia de que fuera incluso el propio López el encargado de tener que nombrar a la gestora, como secretario de Organización que es. La pugna en el PSOE acaba de comenzar.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído