La Guardia Civil identificó y denunció ayer a cuatro personas que deambulaban por Friera de Valverde “en actitud sospechosa” y que llevaban en un turismo dos sacos con piñas cuya procedencia no fueron capaces de explicar.
 
Cuando los agentes del Seprona les preguntaron de dónde venían, “empezaron las contradicciones”, según explicó a zamora24horas el alcalde de la localidad, Lázaro Zarza. “Según me comentó la Guardia Civil, eran rumanos pero dijeron que eran de Benavente, primero, y luego, que eran de Gijón. Les denunciaron porque no pueden recoger piñas sin los permisos correspondientes de las fincas privadas o de los ayuntamientos, en su caso”, señaló. “Como no les vimos en ninguna de las pocas finca que hay en el pueblo y que son privadas, tampoco hemos puesto ninguna denuncia nosotros, ya que las piñas que llevaban debían de venir de fuera”, añadió.
 
Los robos de piñas son frecuentes en Castilla y León y, en especial, en las provincias de Zamora, Valladolid y Palencia. De hecho, el goteo de denuncias por este tipo de delito se mantiene en determinadas épocas del año. “La gente anda un poco alarmada porque se sabe de robos pequeños en varios pueblos de la zona y hay miedo porque las cosas están complicadas”, reconoce Zarza. “Sin ir más lejos, a mí me entraron a robar en la nave hace un año y se llevaron siete contrapesos de tractor, de hierro, que pesarían unos 400 kilo; discos del aricador de remolacha y 60 chapas de encofrado. Lo denuncié pero no ha aparecido lo que me robaron”, relata.
 
El mayor robo de piñas registrado en los últimos tiempos en la provincia de Zamora se produjo a finales de 2011. La Guardia Civil detuvo entonces a quince personas, todas ellas, de nacionalidad rumana, que habían robado unas 150 toneladas de piñas de forma acumulada durante dos años y por un valor de 90.000 euros.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído