Detenido el presunto autor del asesinato de una mujer en 2020 en León

Una segunda persona ha sido detenida por encubrimiento de los hechos, ya que, siendo conocedor de la comisión del homicidio, realizó declaraciones dirigidas a ocultar la identidad del autor

0 Comentarios

Furgón Policía Nacional
Furgón Policía Nacional

Agentes de la Policía Nacional han detenido al presunto autor del asesinato de una mujer llevado a cabo en marzo de 2020 en su vivienda de León. La detención se ha producido como resultado de las investigaciones practicadas y de la identificación de los vestigios biológicos obtenidos en la escena del crimen. El detenido, vecino de la víctima, asistido por su abogado, reconoció su autoría en la declaración policial. También se ha detenido a una segunda persona por encubrimiento de los hechos.

El 25 de marzo de 2020, se halló en el interior de su domicilio el cuerpo sin vida de una mujer de 65 años. Era la propietaria de un bar y de todo el inmueble en el que residía. La víctima, hallada por uno de sus hijos en el suelo de su dormitorio, presentaba múltiples heridas por arma blanca. En el piso no se encontraron señales de robo ni forzamiento en las entradas o accesos. Ninguno de los vecinos manifestó haber oído ruidos extraños o discusiones en el domicilio. Tampoco se tenía constancia de que la fallecida tuviera enemistades, ni se detectaron sospechosos en las inmediaciones del domicilio.

Tras las primeras gestiones, se consideró como hipótesis de trabajo que el autor o los autores pertenecían necesariamente al entorno cercano de la víctima, ya que o bien les había facilitado la entrada o disponían de las llaves del domicilio. Por una parte, los agentes analizaron los vestigios en la escena del crimen y en el cuerpo y ropa de la víctima y, por otra, al tiempo que se practicaban declaraciones testificales y entrevistas, se obtenían muestras atribuidas de ADN para cotejar con los resultados que se iban obteniendo.

Restos biológicos del detenido en la vivienda y en la ropa de la víctima

Como resultado, se comprobó la correspondencia de restos biológicos de la escena del crimen con el perfil genético del detenido. El hallazgo de su perfil en la vivienda y en la ropa de la víctima contradecía sus propias manifestaciones como testigo. Además, los vestigios compatibles con su perfil genético se hallaron en zonas en las que había tocado el autor del crimen.

Llamó la atención de los investigadores la actitud colaboradora del detenido y la información que aportó, que, a la vista de las pruebas obtenidas, se consideran intentos de desviar la atención de los investigadores para evitar que las sospechas recayeran sobre él. Con esta información, se procedió a su detención ante la existencia de indicios o pruebas racionales suficientes que le señalaban como responsable.

A continuación se realizaron sendos registros, tanto en su domicilio actual como en el que residía en el momento de los hechos, justo en el piso superior al de la víctima. Durante esta práctica se intervinieron diversos efectos para su posterior análisis. El detenido, con asistencia letrada, reconoció en declaración haber sido el autor de los hechos, facilitando datos concretos compatibles con las pruebas e indicios reunidos a lo largo de las actuaciones.

Posteriormente, los agentes detuvieron a una segunda persona por encubrimiento, ya que era conocedor de la comisión del homicidio y realizó declaraciones manifiestamente dirigidas a ocultar la identidad del autor. Los dos arrestados cuentan con antecedentes policiales.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído