La organización Ecologistas en Acción ha presentado en el Juzgado de Instrucción nº 2 de León, una querella criminal contra la empresa RMD por el incendio de neumáticos usados ocurrido entre los meses de julio y agosto del pasado verano. Una responsabilidad que extiende también a la Junta de Castilla y León y a la Confederación Hidrográfica del Duero.

Tras  una primera fase de estudio y valoración en Fiscalía, y apertura de diligencias previas, el Juzgado ha admitido la personación de la organización ecologista y le ha requerido que presente querella, la cual se ha formulado contra el administrador único de la empresa Recuperación de Materiales Diversos (RMD) S.A., extendiéndose la acción a los posibles responsables físicos de la mercantil que a resultas de la instrucción figuren como responsables de los hechos, sin perjuicio de  los responsables físicos de la administración Autonómica (Servicio Territorial de Medio Ambiente de León), Confederación Hidrográfica del Duero, u otros que resulten.

La tipificación penal se centrará en los presuntos delitos de incendio, imprudencia grave y los derivados de la contaminación atmosférica, del agua y del suelo.

 

Según Ecologistas en Acción la cantidad de emisiones de partículas PM10 del incendio estaría cerca de las 1.400 toneladas, lo que equivaldría a las mitidas por las cuatro grandes centrales térmicas de carbón de Castilla y León durante todo un año. Estas partículas transportan otros contaminantes como los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), las dioxinas, los furanos o los metales pesados, extremadamente peligrosos para las personas y el medio ambiente, incluso cancerígenos como el benceno y el benzo(a)pireno. La asociación apunta a demás que el agua usada en esta extinción y vertida hacia el valle de Antimio de Abajo, puede haber producido contaminación en los cauces.

Para la valoración del impacto ambiental, se ha solicitado judicialmente a la Junta y a la CHD los expedientes relacionados con el incendio.

Ecologistas en Acción apunta además, que independientemente del origen del fuego, accidental o provocado, los efectos del mismo se han visto multiplicados por el incumplimiento de las condiciones de almacenamiento que impone el Real Decreto, 1619/2005, de 30 de diciembre, sobre la gestión de neumáticos fuera de uso; denuncian que las montañas eran de entre ocho y diez metros cuanto se limitan legalmente a tres. Además exponen que "todo parece indicar que carecía de un sistema de prevención y extinción acorde al riesgo, como señala la normativa, lo que hizo imposible la extinción del incendio en los primeros momentos, multiplicando el daño ambiental".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído