Pocas veces la Vuelta a Burgos había levantado tanta expectación como en esta ocasión, y es que, en un año tan atípico para el deporte, la ronda burgalesa es la primera profesional que se celebra a unas alturas de verano en las que ya deberiamos conocer el ganador del Tour de Francia. 

Este martes se ha celebrado la primera etapa y no decepcionó en absoluto, una jornada espectacular que acabó con el triunfo del ciclista austriaco del Bora Felix Grossschartner, que fue el más fuerte en la subida al Alto del Castillo burgalés. Por su parte, Alejandro Valverde, líder de un Movistar muy activo, fue tercero a 8 segundos del ganador de la etapa.

La nota negativa de la etapa es sin duda la caída de Henao y Leemreize debido a las fuertes rachas de viento que acabaron con la amputación de un dedo de la mano del ciclista neerlandés al verse alcanzado por un radio de su propia bicicleta según informa Teledeporte.


Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído