Esta reunión de consejeros de la Junta de Castilla y León y el Gobierno de Cantabria se ha planteado como un primer contacto de la presente legislatura, si bien De Santiago-Juárez y De la Sierra se han emplazado a fijar una próxima reunión en Santander en la que poder avanzar sobre aspectos concretos ya expuestos en el encuentro de hoy: atención sanitaria, educación, servicios sociales, atención a víctimas de violencia de género, patrimonio cultural y promoción turística, transparencia y atención al ciudadano. Castilla y León y Cantabria ya disponen, además de un convenio para la gestión coordinada del Parque Nacional de Picos de Europa, de otros dos convenios en materia de coordinación en intervenciones, prevención y extinción de incendios forestales que se pretenden reforzar.

Castilla y León presenta una amplia trayectoria en el desarrollo práctico de la denominada cooperación horizontal, con la que se busca reforzar el autonomismo útil y cooperativo y el papel de las comunidades autónomas. El Gobierno autonómico castellano y leonés ha expuesto al Ejecutivo cántabro su experiencia resultante de los ocho protocolos de colaboración vigentes con el resto de comunidades autónomas limítrofes, más los 45 convenios sectoriales concretos.

En los últimos años, se han generalizado los instrumentos de colaboración horizontal, consecuencia de la afirmación de la estructura territorial descentralizada del Estado, lo que ha permitido dotar de mayor normalidad a las relaciones intercomunitarias, en cuyo marco este tipo de instrumentos son imprescindibles. La colaboración horizontal -al igual que la vertical existente entre Estado y comunidades autónomas- se enmarca en los principios de colaboración, solidaridad y lealtad como principios de ordenación del Estado Autonómico.

Ciudadanos beneficiados por los protocolos de colaboración

Algunas cifras evidencian la utilidad de este tipo de colaboración y las ventajas reales y cotidianas para los castellanos y leoneses residentes en áreas limítrofes con otras comunidades y otros españoles asentados en entornos próximos a Castilla y León. Así, en los últimos cuatro años, más de 43.000 ciudadanos han acudido a los centros de salud u hospitales más próximos a su lugar de residencia. En ese mismo periodo, el Centro de Emergencias Castilla y León 112 ha atendido más de 24.000 llamadas procedentes de comunidades limítrofes y se han realizado 23 intervenciones del Grupo de Rescate de Castilla y León. En los cursos 2011-2015, más de 5.900 escolares de otras comunidades cursaron estudios en Castilla y León. Otros dato reseñable, en materia de intercambio de información, es que Castilla y León ha remitido la documentación e información contenida en los expedientes de dependencia de 1.810 personas que han trasladado de forma temporal o definitiva su domicilio a un municipio de otra comunidad autónoma.

En este tiempo también se ha promovido la colaboración de los servicios que se prestan en los diversos Puntos de Encuentro Familiar; concretamente se ha atendido a un número de 770 usuarios en los Puntos de Encuentro Familiar de Castilla y León procedentes de otras comunidades autónomas. Además, otra experiencia positiva en la colaboración con otras comunidades ha sido el impulso de la coordinación de los centros de acogida de las mujeres víctimas de violencia de género y de sus menores para prestar una atención eficaz. Entre 2011 y 2015, un total de diez mujeres y sus respectivos 14 menores han sido derivados a Castilla y León desde otra comunidad  y una mujer y sus dos menores han sido derivados desde otras a Castilla y León.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído