El delegado territorial de la Junta, Alberto Castro, el gerente de Atención Primaria y Especializada, Francisco Montes, y el presidente de la Junta Provincial de la Asociación España Contra el Cáncer en Zamora (AECC), Jesús Fernández, han presentado en el Hospital Virgen de la Concha la unidad que prestará el servicio en Zamora del programa “Primer Impacto”, destinado a mejorar la atención psicológica y social de los pacientes, recién diagnosticados de cáncer, y de sus familiares.
 
La atención sanitaria tiene en cuenta las necesidades psicosociales de los pacientes oncológicos, garantizando no sólo las expectativas clínico-científicas, sino facilitando también una asistencia global que minimice las secuelas físicas y psicológicas que supone una enfermedad como el cáncer.
 
El delegado territorial ha destacado “la importancia de la atención psicológica cuando se recibe un diagnóstico de cáncer, tanto para el propio enfermo como para los familiares”. Asimismo ha agradecido a todos los miembros de la Asociación Contra el Cáncer de Zamora “su trabajo diario con todas los enfermos oncológicos”. Además ha manifestado que “este programa denominado ‘Primer Impacto’ pretende mejorar la calidad de vida del enfermo y de sus familias, reduciendo las alteraciones emocionales y sociales que puedan surgir como consecuencia de la enfermedad”.
 
El programa en Zamora se desarrollará en una consulta con dotación completa cedida al efecto por Sacyl en la planta primera (zona extracciones) del Hospital Virgen de la Concha y está coordinado por un psicólogo de la AECC de Zamora y personal del propio hospital.
 
Programa “Primer Impacto”
 
Este programa es un servicio esencialmente de acogida, dirigido a aquellos enfermos mayores de 18 años y sus familiares, así como a las familias de menores de edad, con diagnóstico de malignidad recién confirmado, procurando la máxima agilidad posible de manera que en ningún caso haya trascurrido un tiempo superior a tres meses desde su comunicación.
 
“Primer Impacto” se basa en cuatro objetivos esenciales: identificar de forma rápida la demanda de los pacientes mediante un sistema estandarizado de clasificación; asegurar la priorización en función de las necesidades psicológicas, sociales, etcétera tanto del paciente como de sus familiares; determinar el servicio o programa más adecuado para cada caso; e informar sobre los recursos disponibles.
 
Así, las actuaciones a desarrollar por el psicólogo de la AECC se centran en la orientación y asesoramiento global, proporcionando herramientas de apoyo precisas para favorecer la adaptación del paciente y su familia al proceso de enfermedad y tratamiento. Además se procurará atención psicológica ante posibles trastornos presentados como consecuencia del impacto de la enfermedad, ya que recibir un diagnóstico de cáncer conlleva una gran incertidumbre en el que la aparición de dudas y temores son inevitables.
 
Otras actuaciones de los voluntarios consistirán en el acompañamiento al enfermo oncológico y su familia; la suplencia del cuidador primario; actividades de animación y entretenimiento; apoyo al personal sanitario mediante tareas complementarias –sin interferir en su trabajo-; y derivación a otros profesionales en caso de detectar situaciones que requieran la intervención de personal más especializado.
 
El acceso al servicio es voluntario, siendo la propia AECC quien hace la búsqueda activa de los pacientes con la colaboración de los hospitales, y se gestiona por medio de un coordinador que estará en contacto con los servicios del centro para conseguir el tratamiento integral que se pretende.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído