El delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Palencia, Luis Domingo González, y el jefe de la Sección de Espacios Naturales del Servicio Territorial de Medio Ambiente de Palencia y director del Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre-Montaña Palentina, Pablo Zuazúa, han presentado las actuaciones que lleva a cabo el Gobierno regional con el fin de paliar el coste de los daños ocasionados por la fauna salvaje en cultivos, prados, ganadería y accidentes de tráfico. En todos estos casos, además, se realiza una importante labor de asesoramiento para prevenir futuros ataques.
 
Daños a la ganadería
 
Los daños causados a la ganadería tienen dos protagonistas: el oso y el lobo ibérico. En el caso del oso, es un animal que ocupa territorios muy humanizados. Sus destrozos están relacionados especialmente con las colmenas.Precisamente, en la Montaña Palentina, más del 98 % de las reclamaciones tramitadas por daños de osos corresponden a daños en colmenas, principalmente en los meses de verano.
 
La labor de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente en este caso va más allá de la compensación económica de los daños, centrándose además en su prevención y en la atención a los apicultores que lo sufren. En 2012, el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta en Palencia tramitó 69 solicitudes, indemnizando los daños con un total de 50.000 euros. Durante 2013, hasta la fecha de hoy, se han recibido 54 reclamaciones de 36 apicultores diferentes.
 
Para procurar la efectiva protección de los colmenares, el Servicio Territorial de Medio Ambiente promueve el uso de pastor eléctrico u otros medios de similar eficacia.
 
Se recuerda a los perjudicados por los daños del oso que deben informar del hecho al Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta en Palencia. Una vez se recibe el aviso, los agentes y celadores medioambientales visitan sin demora el colmenar, elaboran un informe detallado de los daños, asesoran al afectado, y le facilitan los impresos y su ayuda para reclamar el hecho formalmente.
 
El lobo ibérico es otro de los animales que protagoniza los ataques al ganado. En este caso, es una especie cinegética en esta provincia al igual que lo es en todos los territorios situados al norte del río Duero. Por tanto, los daños que produzca deben ser indemnizados en función de la titularidad cinegética de los terrenos: Reserva Regional de Caza y cotos privados de caza.
 
En la Reserva Regional de Caza, los daños se pagan automáticamente mediante un seguro, si no superan los 1.500 euros de valoración, y mediante tramitación de expediente de responsabilidad patrimonial para los que superen esa cantidad. Con cargo al seguro, durante 2012 se produjeron 73 reclamaciones y se abonaron todas ellas, por un importe de 33.494 euros. En 2013 se han presentado 45 reclamaciones hasta la fecha de hoy, indemnizadas con 20.636 euros.
 
La tramitación consiste en llamar por teléfono al celador del Servicio Territorial de Medio Ambiente, que acude al lugar de los hechos y analiza los daños. A continuación se tiene que rellenar una solicitud de abono de los perjuicios causados. Las valoraciones están tasadas y publicadas en el BOCyL.
 
En los cotos privados de caza, el responsable de los daños es el titular de los derechos cinegéticos. No obstante, la Junta de Castilla y León ofrece una línea de ayudas para facilitar el pago de los daños, siempre que el ganadero tenga suscrito un seguro a tal efecto. Al amparo de esta línea de ayudas, se presentaron 57 solicitudes en el año 2012, de las que ya se han pagado el 60 % de ellas, por un importe de13.500 euros. Hasta la fecha, en 2013, se han presentado 30 solicitudes.
 
Además, según aparece publicado en el BOCyL del día de ayer, 26 de septiembre, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León ha convocado ayudas, por valor de 200.000 euros, para compensar a los ganaderos por ataques de lobo y perros asilvestrados al ganado de sus explotaciones. Las solicitudes se deberán presentar en el plazo de un mes desde que ocurra el siniestro. 
 
Por otro lado y con el fin de paliar las consecuencias negativas que supone la retirada de cadáveres del medio natural, la Junta de Castilla y León ha aprobado el Decreto 17/2013, de 16 de mayo, por el que se desarrolla en Castilla y León el uso de determinados subproductos animales no destinados al consumo humano para la alimentación de especies necrófagas de interés comunitario.
 
Daños a cultivos y prados
 
La Junta de Castilla y León vela por paliar los daños producidos por animales, como el jabalí, el ciervo o el zorro dentro de la Reserva Regional de Caza. Estos perjuicios se centran, sobre todo, en los prados de siega. La responsabilidad de la Junta de Castilla y León, al igual que ocurre con el caso del lobo, radica en el pago automático mediante un seguro, si no superan los 1.500 euros de valoración, y mediante tramitación de expediente de responsabilidad patrimonial para los que superen esa cantidad. Si hay daños extraordinarios, se pueden dar autorizaciones para batidas.
 
Durante 2012 la Junta tramitó 42 solicitudes con cargo al seguro, por un importe de 18.886 euros y en 2013, hasta la fecha, se han recibido 46 reclamaciones por valor de 26.450 euros. En cuanto a los expedientes que han superado los 1.500 euros en daños y que, por tanto, se han tramitado por responsabilidad patrimonial, se han recibido en 2013, hasta el momento actual, 13 solicitudes por un valor de 39.000 euros.
 
Por otro lado, en los cotos privados de caza, el responsable de sufragar el coste de los daños es el titular cinegético.
 
Daños producidos por accidentes de tráfico
 
La responsabilidad en los accidentes de tráfico ocasionados por atropello de especies cinegéticas recae en el conductor del vehículo, cuando se le pueda imputar un incumplimiento de las normas de circulación; en los titulares de los aprovechamientos cinegéticos o, en su defecto, en los propietarios de los terrenos, cuando el accidente sea consecuencia directa de la acción de cazar o de una falta de diligencia en la conservación del terreno acotado, y en el titular de la vía pública en que se produzca el accidente, como consecuencia de su responsabilidad en el estado de conservación de la misma.
 
Daños producidos en terrenos vedados, refugios de caza y zonas de seguridad
 
La Consejería de Fomento y Medio Ambiente por sí misma o mediante autorización a terceros, podrá efectuar controles de especies cinegéticas en zonas de seguridad, entre otras razones, para prevenir perjuicios importantes en cultivos, ganado, bosques, caza o pesca, y para prevenir accidentes en relación con la seguridad vial.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído