"Durante meses me llamaron loco y no me creía nadie, pero claro, todo eso ha cambiado ahora" relata satisfecho Bordel a Zamora24horas, recordando "uno de los momentos más emocionantes de mi vida", cuando logró inmortalizar el paso de un oso pardo por sus colmenas en la Carballeda, gracias a unas cámaras fotográficas con sensor de movimiento.
 
Desde entonces, este apicultor tiene constancia de que el oso haya pasado por allí "al menos dos veces más", porque ha registrado "las mismas huellas y arañazos en los árboles que en ocasiones anteriores".
 
No tiene más pruebas gráficas porque las cámaras las quitó después de lograr las primeras instantáneas, "porque lo que quería era demostrar que era el oso el que hacía los daños, que yo tenía razón, que no era ninguna mentira".
 
Como le ocurre a Gonzalo de Castro en la fantástica película 'Para qué sirve un oso', muchos fueron los que pensaron que Isidro Bordel desvariaba al asegurar que un oso rondaba por la Carballeda, "incluida la Guardia Civil". Él reconoce que también se sorprendió en un primer momento, "porque desde hacía más de cien años no había constancia de ningún oso por la zona, pero yo sabía que esas huellas y esas marcas tenían que ser de oso pardo".
 
Semanas después de las imágenes que le han dado la razón, "muchos se han discultado, hasta los agentes de la Guardia Civil y también los técnicos de la Junta que se han dado cuenta de que había evidencias más que de sobra para detectar al oso".
 
Ahora, pasada la anécdota y con la tranquilidad de espíritu que le dan las pruebas, Isidro Bordel espera "que el oso se vaya ya a hibernar, porque una cosa es la ilusión y la curiosidad del principio y otra ya que me destroce las colmenas".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído