La Policía Nacional desarticula en Valladolid una organización especializada en la explotación de mujeres

Las víctimas estaban aisladas y eran forzadas a ejercer la prostitución sin descanso, bajo amenazas y agresiones físicas, en condiciones insalubres y hacinadas en una estancia del inmueble donde eran controladas en todo momento

1 Comentarios

Imagen de lo incautado durante la intervención | Foto: Policía Nacional
Imagen de lo incautado durante la intervención | Foto: Policía Nacional

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización criminal presuntamente dedicada a la explotación de mujeres y ha liberado a una de las víctimas gracias a una llamada recibida al teléfono contra la trata 900 10 50 90. Las víctimas estaban aisladas y eran forzadas a ejercer la prostitución sin descanso, bajo amenazas y agresiones físicas, en condiciones insalubres y hacinadas en una estancia del inmueble donde eran controladas en todo momento. Han sido detenidas tres personas en Valladolid por los delitos de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, relativos a la prostitución, contra la salud pública y tenencia ilícita de armas. La Policía Nacional cuenta con la línea telefónica 900 10 50 90 y un correo electrónico trata@policia.es para facilitar la colaboración ciudadana y la denuncia, anónima y confidencial, de este tipo de delitos, no quedando reflejada la llamada en la factura telefónica.

La investigación comenzó gracias a la colaboración ciudadana, concretamente una llamada al número 900105090, destinado a denunciar delitos relacionados con la trata de seres humanos, puso a los investigadores alerta sobre la existencia de un nuevo grupo criminal especializado en la explotación de mujeres. Con las primeras pesquisas se averiguó que la organización captaba a mujeres en sus países de origen, principalmente Brasil, provenientes de los lugares más desfavorecidos, con cargas familiares y en situación de exclusión social. Una vez captadas, las trasladaban vía aérea desde Brasil a Madrid y, una vez en la capital, por vía terrestre en automóvil hasta Valladolid, donde contaban con un inmueble en el que recluían a sus víctimas para el ejercicio de la prostitución. Las condiciones del domicilio eran insalubres, pernoctaban hacinadas en el salón del inmueble, sin derecho a intimidad y careciendo de las mínimas condiciones de higiene.  

Deuda perpetua de explotación sexual

Las víctimas eran aisladas y se les forzaba, mediante amenazas a ellas o a sus familias en sus países de origen, e incluso con agresiones físicas, a pagar una deuda por los gastos del traslado. Se les exigía el ejercicio de la prostitución sin descansos, sin poder negarse a realizar ningún servicio, se les limitaba y controlaba, forzando a realizar un mínimo de más de 15 servicios al día por un importe de al menos 50 euros. Esta cantidad finalmente ascendía a unos 4500 euros por día, que resultaba como ganancia para la organización. Los implicados se quedaban con la recaudación completa que cada víctima generaba producto de la explotación para cubrir una deuda que nunca terminaría, dado que se incrementaba a diario en concepto de manutención, internet o alquiler de la habitación.

La investigación ha culminado con la liberación de una víctima y tres detenidos en Valladolid por pertenencia a organización criminal, trata de seres humanos, delitos relativos a la prostitución, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, delito contra la salud pública y tenencia ilícita de armas, habiéndose decretado ingreso en prisión de dos de los principales investigados. Asimismo se han realizado tres entradas y registros en la ciudad de Valladolid, donde se ha intervenido dinero en efectivo -unos mil seiscientos noventa y tres euros en efectivo-, joyas por valor de cinco mil euros, dos armas de fuego cortas, un vehículo de alta gama, una caja fuerte, diecisiete gramos de cocaína y cinco gramos y medio de marihuana listos para su venta, así como los útiles necesarios para su preparación, a lo que se añade documentación diversa relacionada con la actividad delictiva.

Con la trata no hay trato

La importancia de la cooperación ciudadana para la lucha contra la nueva esclavitud del siglo XXI es muy importante. La Policía Nacional facilita el teléfono de atención contra la trata de seres humanos, pudiendo hacer la denuncia de forma anónima, suprimiendo su rastro en la factura telefónica, y posibilitando así la participación para superar las barreras de este acto execrable que impone un yugo a sus víctimas a través de la violencia. Se impulsa a utilizar este recurso como ayuda para su liberación: todos contra la Trata.

La Policía Nacional cuenta, además de con la línea telefónica 900 10 50 90, un correo electrónico trata@policia.es donde cualquier persona que tenga conocimiento de un delito relacionado con la trata de seres humanos puede denunciarlo de forma anónima y confidencial.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído