El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez, que ha inaugurado en el Hospital Clínico Universitario las II Jornadas sobre Investigación Médica Traslacional, ha resaltado que el apoyo a la intensificación investigadora en Castilla y León pretende maximizar la capacidad y productividad de los facultativos y enfermeras, que han de simultanear la actividad asistencial con la investigación, facilitando la traslación de los resultados en mejoras de la práctica clínica y manteniendo una asistencia sanitaria de calidad.
 
Este nuevo programa de intensificación va a suponer, por tanto, que los profesionales seleccionados puedan compaginar su labor asistencial con la investigadora, para lo cual serán liberados en parte de su labor asistencial mediante una reducción de jornada, de forma que tengan tiempo suficiente para compaginar ambas tareas.
 
Para apoyar este objetivo, el centro donde los investigadores desempeñen su trabajo recibirá la financiación necesaria para la contratación de personal que asuma la labor asistencial durante ese tiempo. La financiación total destinada a este programa de intensificación es de 180.000 euros.
 
Como ejemplo, el consejero ha citado las futuras unidades de gestión clínica, que supondrán un cambio organizativo en los centros y tendrán como uno de sus beneficios la posibilidad de que la gestión eficiente de los recursos asignados pueda revertir en investigación.
 
Otro ejemplo es la Estrategia de Atención al Paciente Crónico puesta en marcha por la Consejería de Sanidad, que tiene entre sus objetivos adaptar el funcionamiento del sistema sanitario de Castilla y León a la nueva realidad que supone la demanda asistencial creciente derivada de la cronicidad.
 
Esta Estrategia dedica una de sus líneas a formación e investigación y resalta la necesidad de impulsar la segunda en el ámbito de la cronicidad para contar con estudios de efectividad y de eficiencia que aseguren que las nuevas intervenciones son eficaces y ayudan a la sostenibilidad del sistema.
 
Todos estos objetivos se enmarcan en la propuesta de la Unión Europea de que las regiones prioricen sus políticas y recursos hacia la promoción de la innovación en dominios tecnológicos y de conocimiento donde destaquen, para alcanzar una distribución más coherente de la innovación que permita disponer de una masa crítica de investigación pero también de empresas de media y alta tecnología. Para ello, la Junta de Castilla y León está elaborando la Estrategia de Investigación e Innovación para una Especialización Inteligente (RIS3).
 
El gasto estimado por la Junta de Castilla y León para investigación en 2013 es de 3,7 millones de euros, mientras que en 2014 será un 5,7 % más elevado, ascendiendo a 3,87 millones.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído