El sueño del circuito de Cerezal de Aliste se convierte en pesadilla para sus impulsores

El grupo de pequeños empresarios que en el año 2002 trató de construir un circuito de velocidad en esta localidad zamorana, como un motor de desarrollo en la provincia, se enfrenta ahora al pago de más de 120.000 euros. Una cantidad que le reclama el Ayuntamiento de Muelas del Pan por incumplir el contrato de cesión de los terrenos, puesto que el circuito no se ha llegado a construir. Se trata de una suma difícilmente asumible para este grupo de zamoranos que con la llegada de la crisis aguantan a duras penas el día a día

0 Comentarios

 El sueño del circuito de Cerezal de Aliste se convierte en pesadilla para sus impulsores
El sueño del circuito de Cerezal de Aliste se convierte en pesadilla para sus impulsores

No es Zamora una tierra especialmente fértil en grandes ideas generadoras de empleo y de desarrollo económico. Desgraciadamente, tampoco lo es de concretar proyectos que pueden servir para dinamizar una provincia envejecida y olvidada en nuestro país. Los promotores de la Biorrefinería de Barcial del Barco lo están sufriendo en la actualidad para intentar levantar una idea que generaría un importante puñado de puestos de trabajo directos e indirectos. 

Una situación que años atrás vivieron los promotores del circuito de velocidad de Cerezal. Su objetivo, convertir a Zamora en uno de los epicentros del motor a nivel nacional, como hizo años después el pequeño pueblo turolense de Alcañiz con Motorland. El proyecto de Cerezal no solo nunca vio la luz, sino que ahora sus impulsores se enfrentan a una multa de 124.000 euros. Y es que además de los 12.000 euros que puso cada uno de los veinte pequeños empresarios en 2002 para crear la Sociedad Limitada, ahora el Ayuntamiento de Muelas del Pan les solicita la ejecución del aval de 124.000 euros por incumplimiento de contrato. En concreto, el contrato de cesión de terrenos que el Consistorio le permitía a esta plataforma durante cincuenta años para su explotación. 

“Se trata de una situación muy complicada. Si el Ayuntamiento toma esta medida estará poniendo en la cuerda floja a catorce familias de la provincia que no solo perdimos la inversión de 12.000 euros, sino que ahora deberíamos hacer frente a otros 9.000 estando como están las economías familiares”, lamenta David Calzada, uno de los impulsores de la idea.

Tras muchos años de pelea, el proyecto nunca vio la luz y por eso, el actual alcalde de Muelas del Pan, Luis Alberto Miguel, está decidido a ejecutar el aval por incumplimiento de contrato y hacer pagar esa cantidad a los catorce socios fundadores que todavía figuran en esta plataforma. Casi 9.000 euros más por persona para un proyecto que jamás salió adelante. 

Y todo, pese a las promesas de apoyo de diferentes administraciones locales, regionales y nacionales. El cambio de Gobierno en 2004 paralizó la supuesta subvención pública que iba a recibir este grupo de socios, a través de la Junta de Castilla y León, por impulsar un proyecto para dinamizar el mundo rural. Todas las promesas cayeron en saco roto. 

Los 240.000 euros ingresados para formar la sociedad se fueron rápido. La redacción del proyecto, las licencias medioambientales, la explanación del terreno y la caja de la pista acabaron con todos los fondos. Sin dinero y sin respaldos de ningún tipo, los promotores no perdían la esperanza de encontrar algún inversor que viera posibilidades a un proyecto capaz de generar empleo y dinamizar la comarca y la provincia con un turismo muy específico pero muy dinámico. 

Y mientras el sueño se desvanecía, ahora se torna en una pesadilla. En las últimas semanas este grupo de zamoranos conocía que el Ayuntamiento está dispuesto a ejecutar el aval por incumplimiento de contrato al no construir el circuito en los terrenos cedidos. 124.000 euros. Una suma difícilmente asumible para este grupo de zamoranos que con la llegada de la crisis aguantan a duras penas el día a día.

David Calzada muestra su parecer al respecto: “En una provincia como Zamora, este tipo de situaciones tendrían que estar prohibidas. Entiendo que lo más correcto es llegar a una solución amistosa, cancelando el aval de mutuo acuerdo, con el único pesar de no haber podido sacar adelante este proyecto que hubiera sido un motor de dinamización para la provincia como lo está siendo Motorland para Teruel. No tiene sentido que en una provincia tan necesitada de proyectos como esta, además nos sancionen por no ser capaces de sacar adelante una idea que hubiera sido buena para toda Zamora”, zanjaba.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído