Suspendido un encuentro de Provincial Aficionados por un intento de agresión tras gritos racistas

 Suspendido un encuentro de Provincial Aficionados por un intento de agresión tras gritos racistas
Suspendido un encuentro de Provincial Aficionados por un intento de agresión tras gritos racistas

Los campos de Valorio fueron testigos este pasado domingo de una situación poco agradable cuando se habla de fútbol. Corría el minuto ochenta del partido que enfrentaba al Atlético Zamora y al Villaseco de la Provincial de Aficionados cuando se desencadenaron los lamentables hechos. Un jugador del Villaseco perdía los nervios y se encaraba con el banquillo del Atlético Zamora. ?Estaba nervioso, había fallado alguna ocasión clara, es un jugador muy caliente y durante varios minutos estuvo soportando algunos insultos de componentes del equipo rival?, asegura el delegado del Villaseco en declaraciones a zamora24horas.

Ante esa situación, el jugador del Villaseco decidió encararse en una jugada con el banquillo del Atlético Zamora y ahí comenzó el carrusel de secuencias que desencadenaron en la actuación policial y en la suspensión del partido. ?El delegado del Atlético Zamora saltó al campo a encararse con nuestro jugador y yo traté de hacerle ver que eran cosas del fútbol. Pero entonces comenzó una tangana en la que también participó algún aficionado que entró al campo?, recuerda el delegado del Villaseco. Y es que la tangana fue aún más multitudinaria al arremolinarse sobre el césped jugadores de los dos equipos, los dos cuerpos técnicos y aficionados de uno y otro bando, bien para participar en la tangana o bien para separar a las partes.

Sobre los insultos racistas, desde el Villaseco se le pretende quitar importancia: ?Yo escuche gritos insultantes. Es verdad que algún grito racista hubo, pero a mi juicio no fue ni especialmente grave ni el desencadenante de la tangana. Fueron más las faltas de respeto constante a este jugador que otra cosa?, reconoce el delegado del Villaseco. Ante los hechos, en primera instancia, el colegiado decidió mostrar la segunda amarilla al jugador del Villaseco que se dirigió al banquillo rival, por lo que fue expulsado. A raíz de ahí, y tras la tangana posterior, el árbitro suspendió el partido.

La Policía Nacional y un Guardia Civil de paisano tuvieron que intervenir para dispersar a la masa de jugadores, técnicos y aficionados. A continuación, la Policía tomó los datos de algunos participantes en la pelea y los dos equipos acordaron reanudar el partido para jugar los últimos diez minutos que faltaban. Unos minutos que sirvieron para ver un gol más del Atlético Zamora que sellaba el 3-1 definitivo.

?Desde el club condenamos cualquier tipo de violencia. Fue una acción en la que creo que nos equivocamos los dos equipos y que no puede darse bajo ningún concepto en un campo de fútbol?, finaliza el delegado del Villaseco que espera que la situación se pueda solucionar sin tener que acudir a la Justicia.

Zamora24horas ha intentado ponerse en contacto con el cuerpo técnico del Atlético Zamora para que pueda ofrecer su versión de los hechos, pero por el momento no ha encontrado respuesta.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído