Primero escuchas las noticias en el telediario, y si luego quieres saber la verdad... pues ya lo sabes. Directo, contundente y justo. Justo para quienes piensan como él, pero con las ideas claras y sin pelos en la lengua también para sus enemigos. El conocido y polémico showman televisivo El Gran Wyoming, junto a su banda Los Insolventes, subirá al escenario de Espacio Vías mañana, con Miguel Ángel Ariza, José Alberto Solís, Luis de Diego y Manolo Villalta. Y la fiesta está servida, con muchas ganas además, puro rock and roll. ¿Y después? "copas, hasta que el cuerpo aguante". José Miguel Monzón advierte a los leoneses que "están perdidos", "entre la morcilla y el botillo no tienen salvación", según parafrasea irónicamente a La Biblia -que sentencia a quienes comen sangre en cualquiera de sus modalidades-, como hizo en uno de sus últimos programas de 'El Intermedio' para denunciar la noticia de que Paraguay impide el aborto de una niña de 10 años embarazada tras una violación. Además, de León también le gustan "sus altas temperaturas tropicales". Sin desperdicio, palabras que exponen una forma de vida, en la que no tiene que rendir cuentas a nadie.

¿A qué suenan Los Insolventes?

A rock puro, y duro, en su estado más brutal.

¿Y el Gran Wyoming?

A lo mismo. Cuando estoy ahí me incorporo plenamente, soy miembro del equipo con todas sus consecuencias.

En pie de guerra desde hace casi 40 años, que es mucho tiempo. ¿Cómo conseguís manteneros en un mundo, el de la música, que se ha ido prácticamente a pique, con las descargas piratas, la subida del IVA cultural...

Este grupo es nuevo, de hace seis años, y está formado por músicos jóvenes, pero sí, yo llevo desde entonces. En mi caso concreto, por la fama. Yo hago un programa de televisión que ven todos los días 2 millones de personas y eso me sirve para que me contraten y me paguen. Pero en el resto de las circunstancias los músicos están viviendo la peor época de su historia, de la que yo conozco de los últimos 40 años seguro. Recuerdo con 20 años cuando hice una banda de rock and roll, que no teníamos disco ni teníamos nada ni nos conocía la gente, y no parábamos de tocar; no teníamos ningún problema para vivir de la música. La profesión de músico como tal está desapareciendo, porque no les pagan en ningún lado. El mito este de: 'el músico al directo', es mentira, porque en el directo no te pagan, porque no eres nadie.

Sinceramente, ¿cree que si no fuera un showman televisivo tan popular, sus conciertos causarían tanto furor?

Claro, es que si anuncias: 'mañana toca Paco Martínez', y no sabes quién es, pues no vas. Es fundamental. Lo que pasa es que antes los músicos se hacían famosos con la música, porque había muchos grupos. La industria era un filtro, injusto, pero sacaba muchos músicos adelante. Una vez que se fichaba por una compañía de discos, ellos se encargaban de pagar el estudio, pagar las grabaciones, los carteles, aunque se quedaban con el 90% del pastel, pero hacían un trabajo que ahora no hace nadie. Mientras tú y yo estamos hablando en internet están colgando 5.000 canciones nuevas, ¿tú cuál vas a oír? yo la del famoso.

'Rock en estado puro'. ¿También reivindica con su música?

En este caso concreto no: Es una fiesta de rock and roll. Es una música dura y pura, es lo que hacemos. Fiesta.

¿Qué hay después del rock?

Copas, siempre. Hasta que el cuerpo aguante, que normalmente es cuando ya está amaneciendo...

Otra vez, de vuelta a León, ¿por qué repite?

Porque nos llaman. Nosotros sólo vamos allí donde se nos contrata, nunca nos presentamos de forma espontánea.

En uno de sus últimos programas hablaba de 'los pecadores', según la Biblia, que comen sangre. Aquí iremos todos al infierno, como los de Burgos, ¿ha probado la morcilla leonesa?

Irán al infierno después de ser ejecutados, porque la Biblia lo que pide es pena de muerte, cuidado. Encima si la sangre es de cerdo como en este caso, porque la Biblia dice sangre en cualquiera de sus modalidades, supongo que será dentro del infierno en el peor sitio que haya (risas). Así que los leoneses están perdidos, entre eso y el botillo creo que no tienen salvación (más risas).

Lo que más le gusta de León...

Las altas temperaturas tropicales que disfrutamos todos los eneros en León. León, una ciudad como todas; cada ciudad tiene un encanto y un olor y un sabor especial. León es León, tiene su propia idiosincrasia, y si quieres ver León, tienes que ir a León. Si quieres comer lo que se come en León, tienes que ir a León. Cuando estás en León, disfrutas León.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído