El Campo de San Francisco no acoge en el mediodía de este Viernes Santo el tradicional Acto del Descendimiento, pues la lluvia también lo ha impedido, ya que las previsiones meteorológicas apuntan agua durante toda la jornada. El acto era en cierto modo de estreno, pues la Junta de Cofradías y Hermandades de Salamanca ha devuelto la organización a la Cofradía de la Vera Cruz. Constituye uno de los actos distintivos de la Semana Santa en Salamanca, consistente en un Sermón seguido por el desenclavo de Cristo de la Cruz, para introducirlo en el Sepulcro después de haberlo expuesto en besapies al público asistente. La celebración se traslada al interior de la iglesia.

Se trata de una tradición con siglos de historia, pues en enero de 1615 la Cofradía de la Santa Cruz, teniendo noticia de su celebración en lugares de Perú y Nueva España, y a imitación de estos en Madrid y otras ciudades peninsulares, decidió instaurar en la ciudad de Salamanca la celebración de la representación del Descendimiento del Señor. Las Ordenanzas del Acto del Descendimiento y Procesión del Santo Entierro fueron aprobadas por Luis Fernández de Córdoba, obispo de Salamanca y electo de Málaga, el 5 de marzo de 1615.
 
El Viernes Santo, 17 de abril de 1615, se realizó por primera vez el Acto del Descendimiento dentro de la Capilla de la Vera Cruz. Tras el sermón tres religiosos subieron a la tarima, donde se encontraban las tres cruces con Cristo y los dos ladrones, la Virgen y San Juan, y con la ayuda de escaleras desenclavaron el cuerpo de Cristo, depositándolo en brazos de su Madre para posteriormente dejarlo en un lecho de tafetán morado. Después comenzaría la Procesión del Santo Entierro.
 
La celebración se realizó varios años en el interior de la iglesia, pero al quedar ésta pequeña se trasladó al exterior, en un Humilladero existente en el vecino Campo de San Francisco, engalanado con bastidores con cielo azul y estrellas y con holandillas negras. En 1709 dado el deterioro del Humilladero se decide reformarlo, dando por terminadas las obras en 1721.
 
Periodo de decadencia
 
Ya en el siglo XIX la Cofradía de la Vera Cruz, y con ella sus actos, entra en decadencia. Dado el mal estado del Humilladero se decide trasladar el acto al cercano Convento de San Francisco y posteriormente a la Iglesia de la Purísima (Convento de las Agustinas Recoletas), donde se celebró hasta 1848. En 1887, a instancias del Padre Cámara, obispo de la ciudad, se recupera el acto del Descendimiento en la iglesia de las Agustinas. En 1890 se decidió que el acto se seguiría realizando siempre y cuando no resultase gravoso para la cofradía. Ese año se contó con la colaboración de un hermano y las camareras, pero al siguiente se perdió nuevamente el acto al no contar con ningún benefactor.
 
En 1946 la entonces denominada Junta Permanente de Semana Santa, restaura el acto celebrándose la tarde del Viernes Santo ante la fachada de la iglesia de San Martín, sólo con las imágenes de Cristo y los ladrones. En 1948 volvió a trasladarse el acto al Campo de San Francisco.
 
En 1958, a iniciativa de la Asociación de Comerciantes de la Plaza Mayor, que corrieron con los gastos, el acto se celebró en el ágora salmantina, concretamente bajo el Arco de San Fernando, en el Pabellón Real. El arco estaba cubierto por un gran paño negro con el escudo de la Junta Permanente en su parte superior. Una vez realizado el Descendimiento, el cuerpo de Cristo, introducido en el Santo Sepulcro, se trasladaba a la contigua iglesia de San Martín, donde esperaba el paso de las Congregaciones de Jesús Rescatado y Jesús Nazareno para dirigirse a la Vera Cruz y desde allí comenzar la Procesión General del Santo Entierro.
 
Debido al ambiente poco favorable de la Plaza para este tipo de actos en 1965 se trasladó nuevamente su celebración hasta el Patio Chico, enmarcándose con el brazo sur del crucero de la Catedral Nueva y los ábsides de la Vieja. Pasando a celebrarse en la mañana del Viernes Santo. Por la mañana la Urna vacía se trasladaba en procesión, acompañada por representaciones de todas las hermandades penitenciales, desde la Capilla de la Vera Cruz hasta la Catedral Nueva. Una vez finalizado el acto el Santo Sepulcro quedaba en la Seo incorporándose al Santo Entierro cuando la Procesión pasaba por la Catedral.
 
Quinto centenario de la cofradía
 
En 2006, coincidiendo con la celebración del quinto centenario de la fundación de la Cofradía de la Vera Cruz, el acto volvió a celebrarse en el Campo de San Francisco, frente a la capilla que posee la Hermandad. Con tal ocasión se recuperó la presencia de la Virgen y San Juan en la tarima, tal y como se indica en las Ordenanzas primitivas. Al año siguiente se celebró en el Patio Chico, si bien en 2008 volvió al Campo de San Francisco debido a las obras en la Sacristía de la Catedral Nueva, cuyos andamios ocupaban parte del Patio Chico. Desde entonces se celebra en su lugar original.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído