La galería Benito Esteban se complace en presentar la primera exposición individual de Álvaro Pérez Mulas en su espacio. Bajo el título 'Inversión a fondo perdido', el fotógrafo presenta una colección de doce instantáneas tomadas en diferentes salas de espera en las que acompañó con su familia a su padre durante el tratamiento de su mortal enfermedad. Permanecerá hasta el 31 de mayo de 18:00 a 21:00 horas.

Álvaro Pérez Mulas (Zamora, 1967) lleva realizando, en especial desde los últimos diez años, un trabajo constante de reflexión sobre la imagen fotográfica que le ha conducido a diversos planteamientos y a innumerables presencias en muestras colectivas. “Inversión a fondo perdido” supone, obvia y paradójicamente, su trabajo más personal tratándose de un motivo -las salas de espera- lógicamente asociado a los no lugares.

 
La serie de fotografías que bajo el título “Inversión a Fondo Perdido” ha realizado el artista Álvaro Pérez Mulas muestra un conjunto salas de espera pertenecientes a consultas médicas, hospitales o clínicas. Estas imágenes representan espacios invariablemente vacíos e incómodos; lugares donde uno nunca desearía permanecer durante demasiado tiempo. Constituyen territorios que devienen inhabitables, que han sido invadidos por la frialdad y la asepsia, donde resultan imposibles las relaciones sociales, los afectos o los encuentros distendidos y placenteros con los otros.

Este tipo de espacios encarna mejor que ningún otro los no lugares de los que hablara Marc Augé, espacios que han perdido toda posible seña de identidad por la que poder aplicarles una determinada lógica de sentido. Son lugares que nos resultan siempre provisionales, transitorios, desafectos, donde resulta difícil establecer relaciones dialógicas con el otro. Tampoco poseen ningún carácter simbólico o histórico como para poder establecer con respecto a ellos el más mínimo sentido de pertenencia. Resulta difícil identificarse con ellos como para sentirlos nuestros, como para habitarlos en toda regla. Se han convertido pues en una especie de anti-lugares.

Sin embargo, a pesar de su frialdad y su vacuidad, estos no lugares se han convertido forzosamente para el autor en espacios familiarmente cotidianos. En una etapa reciente de su vida, Álvaro se ha visto obligado a transitarlos durante un periodo prolongado de tiempo, el mismo que transcurría mientras su padre padecía una larga e incurable enfermedad. Por esa razón, el título de cada imagen (en el que figura con exactitud un determinado número de horas y minutos) cobra su verdadero significado al relacionar directamente el espacio representado en la imagen con la cantidad de tiempo que ha sido invertido ocupando ese lugar.

Uniendo así texto e imagen (título y obra), somos más conscientes de la experiencia vicaria en la que el autor nos invita a adentrarnos. De este modo, las instantáneas aumentan su gravedad gracias al sedimento invisible e irrepresentable del tiempo de espera que el autor y su familia han permanecido en cada

uno de esos espacios. Aunque ninguna instantánea sea capaz de recoger por sí misma las sensaciones y experiencias vividas durante esas largas horas sin dueño, el hecho de que estos espacios permanezcan lúgubremente vacíos nos hace más partícipes aún del desasosiego provocado por la espera, por las interminables horas de angustia que fueron vertidas e invertidas en esas salas mientras se acompañaba al enfermo en su penoso trance.

Además de los espacios vacíos, en esta serie también identificamos de forma recurrente un elemento distintivo de estos lugares: sus asientos. Las sillas o los butacones, que aparecen casi siempre pegados a la pared, conminan a sus potenciales ocupantes a permanecer inmóviles, en stand-by, a la espera de los acontecimientos que suceden tras la puerta de la consulta o del quirófano. En todas estas imágenes, excepto en una, los asientos aparecen invariablemente unidos entre sí, dispuestos como una batería lineal de varios módulos repetidos. Sin embargo, como testigos impertérritos e intemporales, el tiempo no parece transcurrir por ellos… las horas allí parecen interminables, como si el tiempo se hubiese detenido para siempre.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído