La Diócesis de Salamanca celebra el quinto centenario del comienzo de la edificación de la Catedral Nueva, cuya primera piedra se puso el día 12 de mayo de 1513. Con este motivo, de acuerdo con la programación  realizada  por el  Cabildo de la Catedral, se celebrará una Eucaristía de acción de gracias de toda la comunidad diocesana el domingo de la Ascensión del Señor, a las seis de la tarde.

"En el marco de las celebraciones del Año de la Fe, como complemento de las peregrinaciones arciprestales a la Catedral para confesar el Credo con el Obispo, la participación en esta Eucaristía del centenario y del aniversario de la dedicación de nuestra Catedral, es una nueva ocasión de gracia para fortalecer el sentido comunitario y diocesano de nuestra fe", explica el obispo, Carlos López. Y añade: "Todos conocéis el significado de la Catedral como Iglesia madre de la Diócesis, en la cual el Pastor diocesano convoca a la porción del Pueblo de Dios que le está encomendada para su edificación en el Espíritu como Cuerpo  y Templo de Cristo, mediante la Palabra y la Eucaristía".

Para el prelado salmantino, "la Catedral es signo visible de la Iglesia diocesana, en la que está presente y actúa  la Iglesia de Cristo, una, santa, católica y apostólica. A través de este signo nos acercamos a Cristo, la piedra desechada por los constructores, pero elegida por Dios como piedra angular y preciosa ante él; así todos nosotros, como piedras vivas nos integramos en la construcción de un edificio espiritual, formando un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales agradables a Dios por medio de Jesucristo (cf. 1 Pe 2, 4-6)".

 
Por eso, concluye: "A todos los miembros de la Iglesia diocesana, que os sentís piedras vivas del Templo espiritual de Cristo, os invito y os animo encarecidamente a tomar parte en esta Eucaristía: a los presbíteros y diáconos; a los fieles laicos, religiosos y seglares; a las parroquias y comunidades religiosas y apostólicas; a los movimientos, cofradías y demás asociaciones; a los colegios, residencias y centros universitarios católicos. Y agradezco a los párrocos y responsables de las mencionadas instituciones su colaboración para hacer llegar a todos, esta invitación y ruego. Soy consciente de la dificultad que representa el día tan señalado de la Ascensión, con la celebración de primeras comuniones en algunas parroquias. Por ello precisamente os pido a todos la participación necesaria, para que nuestra Eucaristía del quinto Centenario de la Catedral sea un signo elocuente de nuestra fe viva y de nuestro testimonio del Evangelio".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído