En general los libreros no están satisfechos con el resultado económico de esta edición de la Feria Municial del Libro, aunque los editores están especialmente felices de tener la oportunidad de tratar cara a cara con los clientes, recomendarles obras concretas y charlar con ellos. “Es agradable poner cara al lector”, han asegurado los responsables de las editoriales Delirio, Gallo Nero, Tatanka y La Uña Rota. Sus libros más vendidos han sido “Lazarillo”, una versión infantil del tradicional relato, “Yo mataré monstruos para ti” y “Ebrio de Enfermedad”. 

Algunos vendedores de otros puestos afirman que el hecho de que la feria haya coincidido casi con el Día del libro ha jugado en contra. Algunos han apostado por potenciar la venta de libros extranjeros, o se han limitado a apostar por lo seguro, centrándose en best sellers, clásicos y libros infantiles. Pero también ha habido quienes se han interesado especialmente por los autores locales y regionales.

Los lectores se dejan de llevar a menudo por las recomendaciones que les brindan los vendedores, y aunque cada puesto ha tenido sus propias obras estrella, algunas de las más vendidas han sido “La broma infinita”, “La felicidad es un té contigo” y “El abuelo que saltó por la ventana y se largó”. Las ediciones de bolsillo también son siempre un éxito garantizado. Muchos participantes de la feria consideran culpable del descenso de ventas a la crisis, aunque también al tiempo. Además, han añadido que entre semana la afluencia de clientes suele ser menor.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído