GALERÍA | Serendipias, la vida privada de los libros: de los condones del siglo XIX al ‘Gordo’ de Navidad pasando por Franco

La Biblioteca Histórica de la USAL expone en una vitrina privada curiosidades y maravillas encontradas en su inmensa colección de ejemplares antiguos

Margarita Becedas, directora de la Biblioteca Histórica de la USAL, en el depósito del complejo.
Margarita Becedas, directora de la Biblioteca Histórica de la USAL, en el depósito del complejo.

Adentrarse en la Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca es como bañarse en una cascada de civilización. Nada más posar los pies en esa sala sientes empequeñecerte, un vistazo a las vetustas estanterías de pino, abarrotadas de antiquísimos libros, sirve para tomar consciencia de la dimensión del progreso humano a través del conocimiento, la ciencia y el estudio. Es fácil imaginarse a estudiosos de diferentes campos a lo largo de los siglos consultando algunos de los incunables para ahondar en sus trabajos, aportando nuevos textos, descubrimientos que nos ayuden a entender un poco más el complejo mundo que nos rodea. ¿Y qué es si no la historia del ser humano más que una constante búsqueda de respuestas?

Este centro de saber, cuya creación se produjo a principios del siglo XVI y se reformó dos siglos después, continúa desarrollando su labor bibliotecaria, si bien es cierto que su labor está destinada eminentemente a las labores de investigación. Asimismo, desde comienzos del siglo XXI se ha procedido a digitalizar el depósito en su conjunto, un proceso prolijo que a día a de hoy continúa realizándose puesto que abarca más de 3.000 manuscritos -los más antiguos de los siglos X y XI-, una colección de medio millar de incunables -algunos de los primeros libros impresos del siglo XV-, 60.000 ejemplares antiguos hasta 1830, multitud de libros antiguados del siglo XIX y principios del XX, además de la colección más completa de publicaciones periódicas de Salamanca -prensa- desde el 1700.

Durante el proceso de catalogación y digitalización es necesario consultar todas las páginas de los libros una a una. Libros que han sido consultados por multitud de personas a lo largo de las centurias, por lo que no es extraño encontrarse anotaciones y también objetos escondidos entre las hojas de los ejemplares. Estos hallazgos inesperados, que han recibido el nombre de "serendipias" por los trabajadores del complejo, han sido recopilados y han dado lugar a la creación de hasta seis álbumes con descubrimientos de lo más variados.

La vitrina de la Biblioteca Histórica de la USAL con las serendipias expuestas.
Biblioteca USAL, serendipias, libros históricos, directora de la biblioteca de la USAL, libros (2)

Margarita Becedas, directora de la Biblioteca General Histórica y nuestra maestra de ceremonias en esta visita, lo explica con entusiasmo de la siguiente manera: “Es como acceder a la vida privada de los libros; puede haber otro ejemplar igual en una biblioteca europea, pero no tiene esa anotación al pie, ese dibujo, ese objeto antiguo escondido entre las páginas… Ahí ya estamos entrando en el terreno de lo personal”.

Los primeros hallazgos llegaron de la mano de la catalogación online, allá por el 2001. En un primer momento estos fueron acumulándose en cajas y sobres que Becedas iba guardando, en seguida supo que tenía un tesoro entre sus manos. Según avanzaba la digitalización aparecían más y más objetos extraordinarios, en seguida surgió la idea de darles una nueva vida útil en forma de exposición.

Los primeros ítems conformaron una vitrina que actualmente ocupa un espacio central en el segundo claustro donde se ubica la sala principal de la Biblioteca Histórica. Esta pequeña muestra tiene más de 20 años de antigüedad, pero se trata de uno de los elementos más desconocidos en el complejo bibliotecario. El resto de objetos curiosos que se han encontrado entre las hojas de los libros han servido para configurar seis álbumes de curiosidades que nos acercan a las personas que en su momento consultaron dichos volúmenes. Los cuadernos se encuentran en una de las decenas de estanterías del depósito a la espera de encontrarles una nueva función.

Biblioteca USAL, serendipias, libros históricos, directora de la biblioteca de la USAL, libros (3)
Biblioteca USAL, serendipias, libros históricos, directora de la biblioteca de la USAL, libros (3)

200 años evitando ser padre

El interior de la vitrina es una muestra muy ecléctica de la vida secreta de los libros que componen la colección de la Biblioteca Histórica de la USAL. No obstante, hay un ítem que destaca por encima del resto: un preservativo de casi 200 años de antigüedad. Es sin duda el elemento que más destaca de la exposición, dado que es fácilmente identificable y su hallazgo en el interior de un libro suscita más de una pregunta.

Margarita Becedas explica que el primitivo condón, elaborado con piel natural, apareció en el interior de una hoja de periódico de la segunda mitad del siglo XIX que, a su vez, reposaba en el interior de uno de los libros de derecho más antiguos de la colección. Junto a él se encontraba otro profiláctico similar plegado y de dimensiones tan generosas como el que se expone en la vitrina; el segundo condón se guarda en uno de los álbumes de serendipias. Los preservativos cuentan con una cinta en la base del mismo par poder ajustarlo a placer.

La vitrina no está accesible para el público que visita el edificio de las Escuelas Mayores, pero si así fuera los visitantes centrarían su atención, amén del preservativo de marras, en tres billetes de lotería fechados en 1847, segunda mitad del XIX y 1929. El más antiguo no difiere mucho de un pequeño papel arrancado y garabateado.

Biblioteca USAL, serendipias, libros históricos, directora de la biblioteca de la USAL, libros (5)
Biblioteca USAL, serendipias, libros históricos, directora de la biblioteca de la USAL, libros (5)

El obispo que no ‘sabía’ latín

Como era de esperar, uno de los hallazgos más recurrentes cuando los libros fueron examinados para ser digitalizados fueron las cartas personales. Entre la colección de serendipias que se expone, destaca una manuscrita por el obispo de Zamora en 1842 en la que le solicitaba ayuda a un profesor de la Universidad de Salamanca con unas traducciones en latín, puesto que el prelado necesitaba unas aclaraciones lingüísticas para enviar una misiva al Vaticano.

La vida de los libros se proyecta en otra de las cartas descubiertas y fechada en 1815 que comienza con el curioso saludo de “Amigo orejas…”. En otra, también de la primera mitad del XIX, una madre escribe a su hijo en tono cariñoso. Curiosidades, cuestiones incluso mundanas, que dan buena cuenta de los individuos que consultaron en un momento de sus vidas algunos de los libros que componen la Biblioteca de la USAL.

Biblioteca USAL, serendipias, libros históricos, directora de la biblioteca de la USAL, libros (26)
Biblioteca USAL, serendipias, libros históricos, directora de la biblioteca de la USAL, libros (26)

Más cercano en el tiempo encontramos también la huella indeleble del franquismo, la cual se materializa en forma de un marcapáginas del año 1936 con elementos propagandísticos del bando nacional. La directora de la Biblioteca Histórica explica que durante la Guerra Civil el complejo hacía las veces de biblioteca municipal y provincial, puesto que la Casa de las Conchas no albergaba esa función todavía. Una de sus funciones durante la guerra era la de crear depósitos en los hospitales para abastecer a los enfermos de libros durante su estancia. Dichos libros iban acompañados de marcapáginas que rezaban “Viva España” y lucían los colores del bando sublevado.

Varios exlibris -marca de propiedad- del poeta Juan Meléndez Valdés y una hoja de censura teatral del franquismo completan una vitrina que reflejan el lado más humano de los libros, esos testamentos de conocimiento que son quizás el elemento más representativo de la incansable búsqueda de saber del ser humano.

Todos y cada una de las serendipias acumuladas durante los últimos 20 años pueden consultarse, aunque no con imagen, a través de Gredos (Gestión del Repositorio Documental de la Universidad de Salamanca).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído