Isabel Bernardo cursó estudios de Medicina en la Universidad de Salamanca entre 1981 y 1986. Además, continuó su formación en Gestión y Administración de Empresas así como en Oratoria y Retórica en la Universidad Pontificia de Salamanca y en las lenguas francesa e inglesa. Entre otros méritos destaca el haber sido fundadora de la Academia de Gastronomía de Castilla y León y concejala de Cultura del Ayuntamiento de Salamanca, de junio de 2007 a febrero de 2009, cuando también fue vicepresidenta de la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura. En la actualidad es escritora y columnista de opinión en el periódico La Gaceta Regional de Salamanca.

Miembro de diferentes tertulias literarias y foros, clubes de cultura, encuentros y homenajes literarios, presentaciones de libros, talleres de narrativa, recitales poéticos?, Isabel Bernardo también es una apasionada de la Semana Santa de Salamanca. En este sentido, ha participado en actos de diferentes cofradías y hermandades de la Pasión charra. Por ejemplo, ha participado en el Vía Crucis de la Misericordia de la Real Cofradía Penitencial del Cristo Yacente, en la Tertulia Cofrade Pasión y dirige y coordina desde 2012 la oración poética ante Nuestro Padre Jesús Despojado para la hermandad en cuyo nombre también lleva esta advocación.

El próximo 15 de marzo se subirá a las tablas del Teatro Liceo para pregonar la Semana Santa de Salamanca. Será la quinta mujer que lo haga desde la existencia de este pregón, datada de 1965. El presidente de la Junta de Cofradías y Hermandades destacó de ella sus valores cristianos y su profundo conocimiento de la Semana Santa. ?Es la persona ideal y estoy convencido de que nos va a deleitar con un pregón excepcional?, apostilló. En una entrevista concedida a SALAMANCA24HORAS, Isabel Bernardo ofrece las líneas que seguirá el pregón que protagonizará quien se quedó prendada del Cristo de la Luz una fría noche de Martes Santo.

-Cuando suba a la tarima del Teatro Liceo, el próximo 15 de marzo, se convertirá en la quinta mujer que pronuncie el pregón de la Semana Santa de Salamanca en los cincuenta años de historia de este acto.
-Ya lo he dicho en alguna otra ocasión que se me ha preguntado. El hecho de ser la quinta mujer que pregone la Semana Santa de Salamanca es irrelevante. No hay que buscar en todo la paridad ni a ver si ha habido más mujeres o más hombres. Lo importante es lo que deje allí dicho y, sobre todo, cómo lo perciba el auditorio. No es una cuestión de ir al Liceo a predicar nada, es ir a pregonar la Semana Santa y a pregonar nuestra ciudad desde lo religioso, desde lo tradicional, desde el arte, desde el marco? ¿Cuándo me suba allí qué pensaré? No sé, el liceo no deja de ser mi casa y un escenario en el que me voy a sentir cómoda aunque el público siempre impone. Espero poder acertar y transmitir la felicidad que ahora tengo por poder ser la pregonera de la Semana Santa de Salamanca.

-¿Cuándo le comunicaron que usted sería la próxima pregonera de la Pasión?
-Fue en el mes de noviembre, si no recuerdo mal, dos o tres días después de los atentados de París.

-¿Le costó tomar una decisión al respecto?
-Fue muy fácil. Para un escritor o un poeta, como yo que me considero cristiana, poder escribir y pregonar la Semana Santa es algo fantástico.

-Hay quienes critican que el pregón de la Semana Santa en Salamanca es ?poco cofrade? y que sin embargo es ?demasiado cultural?. ¿Qué línea seguirá su pregón?
-Hay que entender, lo primero, que yo no soy cofrade. Soy poeta y cristiana. Yo, desde luego, lo voy a enfocar desde ahí. Creo que el pregón de Semana Santa tiene que tener cultura y es obligado. No tenemos que olvidar que la visibilidad de la Semana Santa, las tallas, los recorridos, etcétera, aprovechan un marco de la ciudad con un valor añadido de los diferentes imagineros. La cultura en este aspecto es necesaria y no hay que dividir tanto los espacios de cultura y religiosidad porque todo está entrelazados.

-José Adrián Cornejo, actual presidente de la Junta de Cofradías y Hermandades de Salamanca, destacó de usted sus valores cristianos y su conocimiento sobre nuestra Semana Santa. ¿Por qué y cómo nace la relación entre Isabel Bernardo y la Pasión salmantina?
-Mi primer recuerdo, y no sé si porque lo miré con ojos especiales, al Cristo de la Luz de la Hermandad Universitaria. Probablemente, por mi implicación con la Universidad de Salamanca cuando estaba haciendo aquí la carrera. Además, qué nombre tan bonito el Cristo de la Luz y Nuestra Señora de la Sabiduría. Luego ya tengo muchos otros recuerdos de la Semana Santa. Cada año, dependiendo de la procesión que veas y a la imagen que te entregues, te dice una cosa. Podría hablar casi de todas las imágenes contando mis anécdotas, lo que he vivido y lo que he percibido a su paso.

-Por otro lado, ha participado en actos de diversas cofradías en los que ha tenido la oportunidad de estar muy cerca de sus Imágenes Titulares. Por ejemplo, ¿qué siente cuando mira a Jesús Despojado en cada oración poética que usted coordina?
-Es indescriptible. Es una imagen que verdaderamente impacta y se vio cuando llegó a la ciudad y se presentó públicamente. Es una talla impresionante. Pero al mirar fijamente a una talla da igual que sea Jesús Despojado o cualquier otra imagen. Algo parecido hice ante el Cristo de la Vela y también me invitó a hacer una reflexión personal muy importante. No estamos acostumbrados a mirarnos por dentro. Entonces, cuando de repente te paras y te detienes a los ojos de una talla que te invita a pensar, pues siempre hay cierto temblor.

-Mencionaba o hacía alusión anteriormente al marco por el que transcurren nuestras procesiones. Que la Semana Santa de Salamanca sea reconocida a nivel internacional, ¿es más mérito de lo que ofrece la ciudad o de lo que ponen en la calle cada una de las cofradías y hermandades?
-Creo que tiene de una y otra cosa. Las hermandades y cofradías han trabajado mucho por tener una mejor coordinación, por participar de una manera más respetuosa? En realidad, nuestra Semana Santa refleja el carácter de nuestra tierra y nuestras gentes. Nunca vamos a ser una Salamanca llorona ante nuestra Semana Santa. Vamos a ser una Semana Santa silenciosa, austera? Pero a lo mejor pensamos más, no lo sé.

-Usted que ha vivido nuestra Pasión desde hace años, ¿cuál cree que es nuestra identidad? Desapareció la Procesión General del Santo Entierro, contamos con cofradías austeras, con otras que miran al sur?
-Conozco ese debate y he leído mucho a propósito de ello. Entiendo a los que luchan por guardar la identidad de nuestra Semana Santa. Las identidades, cuando se suplanten, es muy difícil devolverlas a su carácter primitivo. Ese carácter es, precisamente, el que viene buscando la gente de fuera. Pero tampoco tengo muchos conocimientos para saber lo que hay dentro de ese debate, pues no soy cofrade, y me imagino que habrá más de una y de dos posturas al respecto.

-En los ?mentideros cofrades? se habla de la posibilidad de que haya pasos que se queden en los templos porque no hay gente para sacar la cofradía al completo a la calle. Mientras unas hermandades parece que prosperan, otras retroceden. ¿A qué cree que es debida esta situación?
-No es más que un reflejo de la apatía que hay en nuestra sociedad. Y no solo en la Semana Santa, sino que se ve en todos nuestros hechos. Yo les invitaría a todos a participar en la vida de las hermandades. Cuando se deja de participar en esos actos, acaban muriendo. Sería una pena que por esa apatía estas cosas mueran. Todos tenemos que movernos un poco por dentro y decidir qué hacer o no hacer para saber el futuro que vamos a tener.

-¿Con qué mensaje quiere que se quede el público que asista al pregón de la Semana Santa 2016?
-Quiero que se quede con un mensaje de luz. Al fin y al cabo la Semana Santa, aparte de ser un tiempo de duelo, es un tiempo de luz y es en lo que tenemos que pensar. Estamos en un momento en el que esta sociedad necesita luz y eso es lo que creo que debo pregonar y proclamar.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído