El obispo de Salamanca, Carlos López, ha presidido la Misa Crismal que ha tenido lugar en la Catedral Vieja desde las 12.00 del mediodía. En esta solemne Eucaristía, el Obispo ha bendecido los Santos Óleos y ha consagrado el Crisma que después será utilizado para administrar, durante el resto del año, los Sacramentos del Bautismo, Confirmación, Unción de enfermos y Orden Sacerdotal.

Estos Santos Óleos, han sido depositados durante la celebración en tres grandes ánforas colocadas en el presbiterio de la Catedral Vieja. Al término de la Eucaristía se ha repartido el contenido de las tres ánforas para, posteriormente, distribuirlo en todas las parroquias de la Diócesis de Salamanca con el fin de que pueda ser utilizado en los respectivos sacramentos a los que están destinados. En la misma celebración el clero salmantino ha renovado sus promesas sacerdotales ante el Obispo y la Asamblea.

Significado de la Misa Crismal

La Misa Crismal es una de las celebraciones con mayor sentido del año, aunque es poco conocida por los fieles. El mismo Concilio Vaticano II, resalta que se trata de un día en el que los sacerdotes de la Diócesis concelebran con su Obispo, lo que representa un signo de unidad. Para bendecir los santos óleos y el crisma, el Obispo sopla, literalmente, hacia el interior de las tres ánforas que contienen el aceite y los óleos santos, mientras invoca al Espíritu Santo. Con este crisma bendecido se administrarán, a lo largo del año, los sacramentos del Bautismo, Confirmación, Unción de enfermos y Orden Sacerdotal.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído