Pablo Mora, de Lagarto Amarillo: “Tocar en Salamanca es como hacerlo en casa, es un gustazo de ciudad”

Lagarto Amarillo llega a Salamanca este viernes dispuesto a sorprender al público con el que Pablo Mora, ahora único integrante del mismo, considera el mejor realizado hasta la fecha, también porque entra un plano sentimental tras el fallecimiento de su hermano José María, a quien va dedicado ‘Campeón’. “Los discos reflejan lo que está siendo la vida de uno y no quería hacer un disco negro porque dentro del duelo, mi personalidad tampoco me ha dejado hundirme de esa manera”

 Lagarto amarillo
Lagarto amarillo

Lagarto Amarillo se ha hecho un hueco en el corazón de los melómanos en los últimos años. Desde que canciones como ‘Culpable’ o ‘Dejarse la piel’ se adentraran en el primer panorama musical, ya en su tercer disco, su nombre ha estado ligado a las mejores radios. Ahora, giran por España con Cadena Dial para presentar su último disco, ‘Campeón’, ya con Pablo Mora en solitario después de dejar atrás una etapa con sus hermanos Patricia y José María, quien falleció recientemente y a quien va dedicada la canción que da nombre al último disco.

Lagarto Amarillo nace ya hace muchos años, ¿cuál ha sido la evolución?

Evolución toda, como la vida misma. Te puedes imaginar. Al principio empezamos los tres hermanos y ahora estoy yo solo, así que imagínalo.

¿La música en sí os ha hecho cambiar el estilo u os habéis mantenido fieles?

Ha ido evolucionando conmigo, siempre he sido yo el que ha hecho las letras. El proyecto ha ido cambiando según he ido creciendo yo. La música y la forma de entender el mundo y expresarlo a través de las letras. Al principio más hippie, más mestizaje y luego un lenguaje más sencillo con el que se nos entendía mejor. Y llegamos al gran público en el tercero.

¿Cuál es el punto de inflexión del grupo?

Hay mucha gente que le gustaba mucho el primer disco y creo que ha sido un camino con una trayectoria siempre creciente. A lo mejor no con el ángulo de crecimiento que nos hubiera gustado, pero cada disco nuevo ha vendido más que el anterior. El tercer disco es un buen punto de inflexión aunque todos tienen su cosa. El primero porque es el primero; en el segundo tuvimos una muy buena con la canción de la serie Cuéntame. El tercer disco tiene la canción de Culpable que fue muy bien. El cuarto disco quizá ha sido en el que menos me he implicado en la producción y no ha tenido un gran momento propio.

Y ahora el quinto…

Este disco es la hostia, el primero que he hecho prácticamente yo. Es mi disco favorito y no digo de todos los que salen lo mismo. La mejor canción es Campeón. Es una canción que he escrito yo para mí mismo de parte de mi hermano que falleció hace tres años y nos acompañó. Tiene un mérito de la hostia la canción por el concepto de quien la canta es él. Me parece tan bonito que me cuesta no llorar en los conciertos.

El disco actual llega después de un momento duro como es el fallecimiento de tu hermano. ¿Cómo es cantar ahora estas canciones de recuerdo?

No quería hacer un disco negro. Los discos reflejan lo que está siendo la vida de uno y no quería hacer un disco negro porque dentro del duelo, mi personalidad tampoco me ha dejado hundirme de esa manera. En el resto del disco hay un cachondeo que no veas.

Esta canción de Campeón es un clásico y creo que en Salamanca la voy a cantar con la guitarra. Me apetece regalar a Salamanca ese momento. Es un momento de conexión con el público. Además no es canción de apuñalarse la moral, es muy bonita y no triste ni lenta. Lloras de bonito que es, no de pena.

¿Cuál es el proceso en la música?

El proceso es vital. Empieza desde que de pequeño tenía clarísimo lo que quería hacer que es lo que soy. Poca gente tiene esta suerte. Todo esto es un aprendizaje vital también. He ido tocando, cantando, trabajando y he ido aprendiendo. Es muy difícil que te puedas producir un primer disco. He ido aprendiendo y finalmente considero que me he convertido en un productor que me gusta y es un punto muy bueno. Tengo canciones que he producido y que he generado completas como la cabecera de Amar es para siempre.

¿Lo más difícil de la música es producir?

De la música lo más difícil es el trabajo que hacen los mánager que están detrás de los artistas. Para nosotros tocar, cantar, producir y toda la parte artística y musical se me antoja incompatible con la palabra difícil. El arte es inopinable. No puede encerrar dificultad. Como arte y como cosa artística inopinable no compatibiliza con la palabra difícil pero sí podría compatibilizar hacer que eso llegue a la gente.

¿Qué recuerdos guardas de otros conciertos en Salamanca?

Soy asiduo de Salamanca y de Guijuelo y de la zona. Tengo muy buenos amigos allí y la verdad es que voy todo lo que puedo. Los conciertos que hemos hecho en Salamanca, para mí es como tocar en casa. Es un gustazo de ciudad con un gustazo de público y tiene mucho público de universidad.

¿Qué esperáis del concierto en Salamanca?

Creo que va a ser una noche de la hostia en un escenario muy bonito. Va a ser un momento muy especial.

¿Y cuál es el futuro ahora de Lagarto Amarillo?

Te diría que el futuro es ninguno. Este disco lo he querido sacar como Lagarto Amarillo porque mis hermanos llevaban trabajando conmigo mucho tiempo y se merecían un disco más con ese nombre. También es verdad que se me ha hecho raro ir yo solo. Voy a hacer todo lo posible por cambiar el nombre de Lagarto Amarillo y llamarlo por mi nombre y apellido. En ese caso, Lagarto siempre estará presente en mis conciertos porque son las canciones que he escrito durante los últimos quince años. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído