Ricardo Lezón, cantante de McEnroe: "Esa sensación de tristeza con la que siempre nos asocian no la vivimos"

El vizcaíno actúa este sábado en Salamanca presentando su disco en solitario 'Esperanza', que interpretará en acústico. Hace un repaso a su trayectoria y habla del nuevo disco que sacará con el grupo en tres semanas

 Ricardo Lezon Fotografía de Estibaliz Hernández de Miguel 1 redux
Ricardo Lezon Fotografía de Estibaliz Hernández de Miguel 1 redux

En apenas tres semanas, McEnroe sacará disco. Uno de los grupos ?indies? por excelencia del panorama musical español que, pese a no ser el gran fenómeno musical del momento, no sólo cuentan con el reconocimiento y el respeto de artistas y oyentes, sino que con su música y sus letras marcan el camino por el que transita la música independiente.

Pero antes de eso, el cantante del grupo, Ricardo Lezón, llega a Salamanca. El de Getxo actúa este sábado en el Centenera presentando en acústico su disco en solitario, ?Esperanza? que sacó en octubre del pasado 2017 y que sigue girando, lo que da buena cuenta del éxito alcanzado.

Una ciudad en la que Ricardo Lezón nunca ha actuado y en la que le hace mucha ilusión, ya que su padre estudió aquí y sólo ha venido como turista. En una entrevista para SALAMANCA24HORAS habla de lo que transmite su música, si bien él no lo puede controlar, así como de la digitalización musical y de los festivales, algo de lo que el vizcaíno nunca ha sido muy amigo.

Llegas a Salamanca presentando ?Esperanza?.

Sí, es el disco que saqué en solitario en octubre de 2017 y la gira se está alargando mucho, está teniendo mucha vida el disco, y me alegra mucho. Ahora llego a Salamanca, una ciudad en la que no he estado nunca ni sólo ni como McEnroe, sólo como turista.

Parece que tu disco en solitario es más ?esperanzador? que lo que hacías con McEnroe

Siempre me cuesta contestar esa pregunta. Esa sensación de tristeza con la que siempre nos asocian no la vivimos, y lo tengo muy complicado para explicarlo. Si eso es lo que transmite… Nunca he tenido control, ni quiero tenerlo, sobre lo que transmiten (mis canciones). Si me dices eso, será eso.

Sí que parece que sigue un poco la línea del último disco de McEnroe, ?Rugen las flores?

No sé qué decirte. Son cosas que es mejor que sea el oyente quien saque sus conclusiones. Para algunos no tienen nada que ver, para otros sí… Como quien hace los discos, no sigo un camino claro. Como sensación, ?Rugen las flores? es McEnroe, y ?Esperanza? lo es menos.

¿Qué te llevó a sacar un disco en solitario?

Tenía la idea y las ganas, pero era cuestión de que se juntaran los factores. McEnroe, después de ?Rugen las lfores?, paramos, porque teníamos la sensación de haber llegado a un sitio y necesitábamos descanso y parar para pensar bien hacia dónde íbamos o si íbamos a hacer algo.

Por eso, teníamos estas canciones, tenía la posibilidad de colaborar con Txomin Guzmán, que es un amigo y músico al que admiro, y todo confluyó en ese momento. Subterfuge tenía ganas, pusieron todo a huevo y lo hicimos.

Subterfuge siempre a vuestro lado, también con McEnroe.

Hacemos una sociedad que llevamos muchos años. Nos ayudamos mutuamente.

Y supongo que contento por seguir girando con el disco

En tiempos como estos, en los que todo es tan efímero y todo desaparece, que cuando un disco tiene 15 días y parece que lo sacaste 20 años antes… La verdad es que no sabía muy bien cómo iba a funcionar, tenía la idea de estar devorado por estos tiempos. Y la verdad es que ha sido una sorpresa muy agradable, después de pasado este tiempo, ver que hay sitios a los que les apetece que vaya a cantarlo. Es sentir que el disco todavía está, en cierta forma, vivo.

Cosas como estas son las que más ilusión me hacen. Ir donde no he estado, regresar a otros lugares, conocer otros nuevos… Son privilegios y estoy muy contento con el disco, todo lo que ha pasado y cómo quedó.

Ahora en unas semanas lanzáis nuevo disco con McEnroe, ?La distancia?.

McEnroe siempre se ha movido por impulsos. No hemos hecho planes, y no teníamos claro si íbamos a volver. Pero aparecieron el impulso y las ganas, y hemos grabado en Navidades y el día 26 sale a la venta. Bueno, al aire. Así que se me solapa con ?Esperanza? y su gira.

¿Sigue el disco la evolución marcada en los anteriores trabajos de McEnroe?

Somos los mismos, pero pasa una cosa curiosa. Te pones a hacer el disco y piensas que haces algo que sientes que es distinto y nuevo, y luego la percepción del oyente es incontrolable. Para nosotros sí ha supuesto cosas nuevas, hemos probado cosas nuevas, menos guitarras. Hemos quedado ?supercontentos? con el disco, pero ahora, vaya usted a saber.

Hemos sentido cosas diferentes haciéndolo, hemos probado cosas diferentes, y el resultado es diferente, no se va a percibir de la misma manera.

La digitalización de la música, ¿ha beneficiado al oyente? ¿Y al artista?

Desde luego. La posibilidad que hay de escuchar música y de tener una oportunidad, que la gente te escuche, es infinitamente mayor. Luego hay otras cosas, como que hay muchísimas bandas, y eso para lo bueno y para lo malo es más difícil. Es difícil hacerte un hueco, o que ese hueco sea algo duradero.

Yo, que ya estoy en la edad de ?abuelo cebolleta?, me acuerdo cuando la música era difícil de encontrar, y eso te daba también más satisfacción. Ahora hay mecanismos, que ya son normales, pero para alguien como yo son difíciles, como por ejemplo Spotify, que en el segundo 27, si no te gusta la canción, te pones otra. Antes, te tragabas el disco entero.

¿Va a explotar en algún momento la burbuja de los festivales?

La verdad es que de festivales tampoco te puedo hablar mucho. Nosotros seguimos otro camino que nos gusta y nos sentimos cómodo, y a mí me gusta seguir ese camino. Los festivales y nosotros no hemos coincidido muchas veces, aunque hemos tocado en los más importantes o en los ?mejores?, y con eso me quedo. Todo lo que tenga que ver con la música y la posibilidad de escucharla me parece bien.

¿Igual a McEnroe se les disfruta más en sala por lo que transmiten al público? Por esa comunión que lográis.

Nosotros siempre nos hemos movido, y al tocar en directo me siento más cómodo en una sala o en un sitio pequeño. Creo que la música que hacemos tampoco se presta mucho para los festivales, por tiempos o porque transmitimos… Tenemos un puesto diferente. Hemos tocado en los festivales que nos hacía más ilusión, y con eso me quedo. No estamos en esa dinámica, no somos un grupo que encaje mucho en un festival.

¿Disfrutas más en ambientes cercanos?

Es un terreno encantado, porque la música que hago es para que me guste y para pasarlo bien, no voy más allá de eso. Hay que ser coherente con el tema festivales, porque ha desaparecido el circuito de salas en verano. Ya no existen desde mayo a octubre, son todo festivales, y al final si quieres vivir de la música o ser alguien te tienes que dedicar a eso.

¿Es muy diferente girar en solitario que en grupo?

Se siente diferente. La gira que he hecho con ?Esperanza? empezamos en varios sitios con los conciertos de presentación y fui con la banda. Pero es inasumible mover cinco personas por todos los lados. Jimmy (Jaime Guzmán), que es quien me acompaña a los teclados y la guitarra, es quien más viene, y en otros incluso estoy solo.

A Salamanca y Valladolid (el día antes) voy solo. Y al ser en sala, tengo el lugar, la certeza y la suerte de que las canciones se defienden solas.

Cuando giras con la banda, todo es un poco más complicado. También más bonito, es compartirlo, pero a veces prefieres estar solo. Hay diferencias, no diría que una cosa es mejor que la otra.

¿Qué objetivo te marcaste con ?Esperanza? y cuál te marcas con ?La distancia??

El objetivo de los discos está terminado cuando lo escuchamos. Nos hace ilusión grabar, nos volcamos mucho. Pero cuando se termina, que suene como suena. El disco nos gusta y nos emociona, y ya está cumplido el objetivo. Todo lo que venga después es bonito, es un regalo.

Si no gusta y te ponen a parir, es un regalo más feo. Pero nos da un poco igual, lo de después siempre ha sido bonito, es un viaje de mucho tiempo y ya nos colma. Tocar delante de la gente es la hostia, así lo vivimos, y grabar es otro privilegio en sí solo. Los objetivos en la música están más que cumplidos. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído