Lunes Santo en Salamanca. La Cofradía de la Vera Cruz vuelve a protagonizar una noche de silencio, recogimiento y sobriedad con la procesión del Cristo de los Doctrinos y la Virgen de la Amargura.

En 1985, ante la ausencia de desfile en la noche del Lunes Santo, la Vera Cruz asumió la organización de la única procesión en que se muestra en solitario. Un cuarto de siglo después puede decirse que se ha convertido en una de las más austeras de la Semana Santa salmantina, especialmente a partir del cambio estético producido en 1995, que redujo el adorno floral del Cristo a un puñado de cardos y resaltó la hermosa sencillez de la Virgen. El momento central de la procesión es la estación ante el Santísimo Sacramento en la Catedral Nueva.

La procesión ha partido a las 21:00 horas desde la Capilla de la Vera Cruz. El toque de la campanavuelve volverá a invitar a un silencio sepulcral, que solo es roto por el desgarrado sonido de las cadenas del penitente. Salamanca vive en sus calles, esta noche de Lunes Santo, un rezo constante que tiene su punto álgido ante la presencia del Santísimo en la Madre Iglesia antes de regresar a su sede.

LA PROCESIÓN

PASOS: Santísimo Cristo de los Doctrinos (Bernardo Pérez Robles, S. XVII) y Nuestra Señora de la Amargura (Pedro Hernández y Antonio Díez, S. XVII).
ACOMPAÑAMIENTO MUSICAL: No lleva.
ITINERARIO: (Lunes Santo, 21:00 horas) Capilla de la Vera Cruz, Domínguez Berrueta, Ramón y Cajal, Plaza de las Agustinas, Compañía, Rúa Antigua, Francisco Vitoria, Plaza de Anaya (entrada a la SIB Catedral), Atrio de la Catedral, Calderón de la Barca, Libreros, Traviesa, Serranos, Rúa Antigua, Compañía, Plaza de Monterrey, Bordadores, Úrsulas y Capilla de la Vera Cruz.
HÁBITO DEL NAZARENO: Túnica de lana color crudo con botonadura azul, ceñida por un cíngulo azul en el que figuran siete nudos en recuerdo de los Siete Dolores de la Virgen María. Capa de lana azul. Capirote de raso azul celeste, con el emblema de la cofradía bordado en la caída delantera. Guantes blancos. Calcetines y zapatos negros. Los colores son los tradicionales de la iconografía de la Inmaculada Concepción. Este hábito se implantó en 1945. A lo largo de los siglos la Vera Cruz tuvo diferentes indumentarias para cada procesión: morada, blanca o negra. Incluso los hermanos que realizaban el Descendimiento contaban con su propio hábito.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído