Miranda, que ya perteneció a Avenida en al época de José Ignacio Hernández, emigró para seguir ampliando su trayectoria y fue el elegido por la entidad perfumera con la llegad de Mondelo. Ambos encajaron a la perfección y crearon un equipo de trabajo muy importante y que ha llevado al club salmantino a tener todos los títulos posibles en sus vitrinas.

El charro afirmaba en su presentación que “estoy agradecido por esta oportunidad, llegué al club en 2003 para entrenar un cadete y gracias a ello estoy aquí. Es un club Top en Europa y en el que se fijan muchos equipos, agradezco a Carlos Méndez y a la familia Recio el que me den la oportunidad de trabajar en casa”.

Miranda no ocultaba que “somos aspirantes a todo, intentaremos hacer jugar bonito al equipo y como dije en el balcón de la Plaza Mayor al celebrar la Copa, he vivido el club desde abajo, yo quería entrenar y ahora se cumple un sueño”. “Sé que es una responsabilidad porque somos un club que aspiramos a todo a nivel nacional, hay que creer en el buen equipo que se ha hecho y esperar que todo vaya como la seda”, añadía.

Sobre su idea de juego, Alberto Miranda comentó que “siempre he entendido el baloncesto de la misma manera, con una defensa agresiva, empezando la misma desde arriba, manteniendo siempre un tempo alto de partido”. El técnico acabó diciendo que “venimos de dos años buenos y tampoco es conveniente cambiar mucho ni modificar demasiado si las cosas funcionan”.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído