Carlos Indiano, mariscal del campo y futuro capitán de los banquillos

El madrileño ya tiene el Nivel 2 de entrenador, lo que posibilita entrenar a cualquier equipo hasta categoría juvenil nacional y regional preferente. Le atrae la idea de poder transmitir una idea de juego, y cree que precisamente esa etapa es más difícil que ser jugador 

 Carlos Indiano
Carlos Indiano

Carlos Indiano ha sido uno de los faros del Salamanca CF UDS en el Helmántico. El mediocentro, en una temporada que no ha podido disfrutar todo lo que le gustaría por las lesiones, ha dado lecciones de fútbol cada vez que ha estado sobre el verde del estadio salmantino.

Pero el madrileño tiene una faceta oculta que poca gente conoce pero que no extraña nada. Y es que ya se está formando para ser entrenador de fútbol. De hecho, ya lo es, puesto que este año ha obtenido el Nivel 2, lo que le permite dirigir a cualquier equipo hasta categoría juvenil nacional y regional preferente. Es decir, el paso previo al Nivel 3 que permite entrenar a cualquier equipo.

Según explica Carlos Indiano a SALAMANCA24HORAS, la idea de ser entrenador fue surgiendo con los años y con el objetivo de poder seguir ligado al mundo del fútbol una vez acabe su carrera deportiva como jugador. Eso sí, no descarta que ese gusto por dirigir pueda estar ligado a su posición en el campo, aunque recuerda que “hay entrenadores que han jugado en cualquier posición”.

“Al formarte, te pones en la piel del entrenador”

Carlos Indiano cuenta que lo que más le gusta de ser entrenador es el tener la posibilidad de transmitir una idea de juego a los jugadores “e intentar convencerlos para llevarla a cabo”, si bien sabe que en ocasiones no es fácil, ya que dirigir un vestuario va siendo más complicado según avanzas en la categoría, puesto que tienes que lidiar con intereses y egos además de contar con una mayor responsabilidad.

Por ello, no duda en afirmar que, aunque ser jugador tiene sus obstáculos, es la “etapa más bonita del fútbol”, y que la faceta de entrenador tiene sus dificultades. Además, al estar formándose para ser un futuro míster, el mediocentro ahora se pone en la piel de sus entrenadores en diferentes ocasiones, lo que también le sirve para adquirir cosas de ellos “para aplicarlas en el futuro”.

Un futuro de entrenador que, por el momento, no cuenta con un objetivo claro más allá de sentirse bien con su trabajo, si bien tampoco se pone ningún límite.

Carlos Indiano

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído