Ha pasado directamente del césped a los despachos. Extrapola la garra que poseía en el campo a la pelea por sacar adelante una institución profundamente modesta. Chema es muy querido en el pueblo y también por los jugadores, muchos de los cuales compartieron vestuario con él: “Estamos muy sorprendidos porque no esperábamos arrancar de esta manera. Viendo el trabajo y la actitud del equipo estábamos tranquilos cuando se encadenaron varios empates y aparecieron las dudas. Confiábamos en las ideas del entrenador y la unión del grupo”.

El gerente del Guijuelo reconoce que el anterior presidente, Jorge Hernández, ha sido parte importante en la parcela deportiva: “Cuando yo llego, había un trabajo hecho y el fichaje del entrenador fue una apuesta personal de Jorge. Él conoce muchos jugadores y en la planificación también ha participado De la Barrera. Entre todos nos ayudamos aunque la cabeza visible sea yo”.

Es consciente de la modestia de la entidad que intenta capear como puede: “Tenemos un presupuesto muy bajo y hay que pelearlo. El ayuntamiento y la denominación están apoyando y nos gustaría implicar a más empresas. Es el club del pueblo que se siente muy identificado”.

Chema no quiere pensar en fase de ascenso: “No hay que pensar en metas a largo plazo. Estamos viviendo un sueño que nos gustaría mantener lo máximo posible, pero el objetivo todavía no cambia”

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído