El comentarista Álvaro Benito da la clave de su éxito: “Cada vez más, el espectador demanda los porqués del juego”

El salmantino trabaja en las retransmisiones de Movistar+ junto a Carlos Martínez y Julio Maldonado ‘Maldini’. El exfutbolista recuerda sus inicios como comentarista y desvela sus ‘secretos’ en SALAMANCA24HORAS

Álvaro Benito / FOTO Movistar +
Álvaro Benito / FOTO Movistar +

Álvaro Benito Villar nació en Salamanca el 10 de diciembre de 1976. Ex futbolista del Real Madrid, cantante y, actualmente, uno de los comentaristas más exitosos de nuestro país que trabaja en Movistar+, Cadena SER y Diario AS. Entre su apretada agenda, Álvaro Benito hace un hueco a SALAMANCA24HORAS para explicar cuáles son los secretos de su éxito, su pasado futbolístico y sus recuerdos de Salamanca.

¿Cuándo le empieza a picar a Álvaro Benito el gusanillo de la comunicación? “No lo tenía en mente. Fue algo que surgió de forma inesperada. Por el 2007/08, me contactó Pedrerol para un nuevo programada que quería hacer, que era Punto Pelota. En un principio le dije que no porque estaba focalizado en la música. Y nos daban mucha cera por venir del fútbol en el ámbito musical. Estaba muy centrado. Pero insistió todas las semanas hasta que fui un día y me puse a hablar de fútbol y hasta hoy. Es que el fútbol era mi pasión. Volvió de una forma gradual y empecé a trabajar de entrenador y trabajar en la SER y el AS”.

Ahora mismo, eres uno de los comentaristas de moda en el país. “Yo intento hacer lo mejor posible mi trabajo. Ser exhaustivo y con mucha responsabilidad en mi trabajo. Lo ven millones de personas y hay un sentimiento muy fuerte. Doy lo mejor de mí para intentar acercar lo que pasa en el campo a la gente”.

¿Cuál es el secreto? “Hay que saber sintetizar porque hay un tiempo determinado y hay que dar con las claves de lo que pasa en el partido y no cortar el ritmo. Intento hablar menos y que los comentarios tengan más riqueza”.

¿Cómo llega Álvaro Benito hasta aquí? “Hace tres años me hicieron una oferta en Movistar+ y era irrechazable. Es el sitio donde cuentan el fútbol. Mi mayor fortaleza es hablar del juego. Tenía la oportunidad de hablar del juego que es lo que a mí me gusta”.

Entiendo que Carlos Martínez y Maldini lo ponen fácil. “Me han recibido muy bien a nivel personal y me han dado los consejos pertinentes para que vaya mejorando. Son los números 1. Han llegado y se han mantenido. La parte personal es lo que más me gusta de ellos”.

Robinson, siempre en el recuerdo. “Es insustituible. Ni es la idea de Movistar ni es mi objetivo. Él y Carlos inventaron una idea de contar el fútbol. Hemos crecido con ellos. Es una responsabilidad estar donde estoy. Hace treinta años, empezaron en el 90. Yo recuerdo en el año 91, que llego a la cantera del Real Madrid, y ya verles ahí. Son muchos años viendo y escuchando fútbol con ellos. Se han inventado una manera de contar el fútbol. Y todos hemos crecido con ellos y hemos mamado de esas fuentes”.

Los comentaristas han evolucionado mucho en los últimos años. ¿Cuáles son tus puntos fuertes como comentarista? “Desglosar el juego a tiempo real. Un poco lo que tenía de mis últimos años de entrenador. Se te queda ver el fútbol y ver de forma global cómo defienden, atacan y dónde pueden hacerse daños. Analizar a nivel táctico lo que sucede en el terreno de juego creo que es mi fuerte”.

¿Cómo se prepara un partido de gran magnitud como un Real Madrid – Barcelona? “Hay que ver mucho a los equipos y los entrenadores. Pero la preparación es clave. El espectador quiere que le cuentes lo que pasa a tiempo real. Fortalezas y debilidades de equipos y jugadores. Cada vez más, el espectador demanda los porqués del juego”.

¿Y cuántas horas de preparación hay detrás de cada partido? “Yo me preparo informes de cada partido y a partir de ahí me veo a todos los partidos de cada jornada. También hay que saber cómo trabaja cada equipo. Lo peor que le puede pasar a un analista es que algo te sorprenda y no lo tengas previsto”.

Entiendo que también un comentarista echa mucho de menos el público porque también se transmite de otra forma. “Sin duda. El que más lo echa de menos es Carlos. Una narración tiene que ver más con la emoción. Nosotros ponemos comentarios puntualmente. Se echa de menos en todo por el ritmo y la emoción de lo que transmite el público en relación al juego”.

¿Qué piensas de los que dicen que los entrenadores lo tienen más fácil para ser comentaristas? “Yo lo que creo que el juego se aprende analizándolo. Si te sacas los títulos es mejor, pero yo aprendí entrenando. Y buscando información como yo hacia para mejorar aspectos del juego. No es una necesidad ser entrenador. Los futbolistas no te escuchan un tiempo ilimitado y les tienes que sintetizar muy bien la información. Y así les haces mejorar. Tu mensaje tiene que ser conciso, directo y útil. Y como comentarista, sin que el resultado dependa de ti como en el banquillo, la fórmula tiene que ser igual. El mensaje lo tienen que entender entrenadores y los que estén viendo el partido con un lenguaje sencillo”.

¿Qué referentes has tenido como comentaristas? “No me he fijado en nadie especial. Comento de forma natural y como me sale. Hablo de fútbol en mi vida normal como lo hago en la tele. Ahora hay muy buenos comentaristas y me gustaban mucho Míchel y Lillo. Por supuesto, Michael, Julio, Alberto Edjogo-Owono, Gerard, Andoni…”.

Hay mucho de Valdano en Álvaro Benito. “Ha sido un consejero muy bueno para mí, en todo. Muchas veces le consulto cosas. Es un referente en muchísimos aspectos de la vida. Es un tipo superculto y muy bien preparado”.

Entiendo que, en el caso particular, ayuda mucho el conocimiento futbolístico tanto en el terreno de juego como en los banquillos. “Sí. Y los futbolistas. Pienso que esa inaccesibilidad que tiene le fútbol de élite, es una barrera muy grande. La gente no sabe cómo sienten y padecen los jugadores y los entrenadores. Hay mucha presión y muchas emociones. Hay que gestionar muchos puntos. Siempre intento tener empatía con los momentos para hacer comentarios que no son tan positivos”.

Entiendo que lo difícil es contarlo fácil. “Hay que contar cosas complejas, a nivel táctico, de modo sencillo y que lo entienda todo el mundo. No siempre se consigue. Soy muy exigente conmigo”.

Televisión (Movistar+), radio (SER) y papel (AS), ya has tocado todos los ‘palos’. “Sí. Yo disfruto todo. Es diferente y cada uno tiene un ritmo. Las radios te permiten unas licencias que la tele no. En la tele hay que ser más serio. En la radio es más relajado. Me gusta todo.”.

Háblame de tus inicios, ¿qué recuerdas de Salamanca? “Yo nací en Salamanca pero viví fuera. El pueblo de mi padre es Villarino de los Aires, que pasaba los veranos con mis abuelos. Luego me fui al Real Madrid y me escapaba a las fiestas del pueblo, que son agosto. Pero con el paso de los años y las pretemporadas ya no podía ir”.

Juegas en la cantera del Real Ávila y ahí al Real Madrid. “Mi padre estaba trabajando en Ávila y con 14 años me ficharon para la cantera del Real Madrid”.

Formó vestuario con Raúl, Guti, Víctor o Dani. “En aquella época, la cantera era una maravilla. Había un nivelazo espectacular. Tengo muy buenos recuerdos y había mucho compañerismo. La mayoría de esa gente seguimos teniendo contacto. El fútbol une más que la mayoría de las cosas de la vida”.

Debut en Primera División. “Recuerdo muchos nervios al principio y después uno de los días en los que te sientes realizado. Crees que todos los sacrificios empiezan a tener premios. Jorge Valdano me pidió que fuese yo mismo y que no tuviese miedo. Siempre me insistió mucho en eso”.

Su terrible lesión. “Fue una etapa difícil para mí de asimilar. Tanto física como mentalmente. Estuve muchas horas prostrado en la cama. Pero así es la vida. La vida solo va hacia adelante”.

Primeros pasos como entrenador. “Llevó su tiempo. Yo me alejé del fútbol de una manera natural. Con todo lo que había sufrido, no entendía muy bien el porqué. Yo había estado en el Real Madrid. Me alejé mucho. Veía fútbol por la tele… todavía era un chaval. Para ser entrenador, hay que encontrar madurez. El fútbol es una pasión que, cuando la tienes, no desaparece. Puedes disimularla un tiempo como yo, pero no se va”.

¿Y cómo llega al mundo de la música? “Llego de forma casual, también. Siempre he sido muy amante de la música, de ir a comprar disco, siempre había guitarras en casa… yo tocaba para echar el rato. Y desde nuestra inconsciencia fuimos quedando más y grabamos canciones. No nos daban bola pero gracias a 'Los Hombres de Paco', el grupo empezó a funcionar. Así hasta 2015 lo aparcó porque me ficha la cantera del Real Madrid”.

Para cerrar la entrevista, ¿qué evento le gustaría comentar a Álvaro Benito que todavía no haya hecho? “Una final de Champions entre Real Madrid y Barcelona. Al menos, una final de Champions que juegue el Real Madrid. O también una final de un Mundial que jugase España”.

 

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído