Laura Ester, portera de waterpolo del Club Natació Sabadell y con raíces en Peñaparda (su madre es de este municipio salmantino) está viviendo un freno en su temporada deportiva, en la que aspiraba a disputar los Juegos Olímpicos de Tokio con España.

Al haberse aplazado a 2021 y tener que estar confinada para cumplir con el estado de alarma decretado el 14 de marzo para evitar la propagación del Covid-19, ha cambiado su rutina de entrenamientos. Y más al carecer de piscina en casa.

“Hago una hora y media de ejercicios por las mañanas, pues el club nos envía un entrenamiento para poder mantener la forma física. A veces completo esa sesión con actividades de coordinación y reflejos con pelotas de tenis. También hago alguna clase de pilates, yoga y estiramientos”, revela la waterpolista a Diari de Sabadell.

Al tener que ejercitarse lejos del agua, su cuerpo pierde sensaciones necesarias para practicar el waterpolo, pero trata de suplirlas reforzando la mente con la lectura: “He empezado a leer libros que tenía en casa y nunca disponía de tiempo para leerlos. Leer siempre es una buena idea y un libro es un buen acompañante”.

Ester desea que la cuarentena esté enseñando a la sociedad “a apreciar cada momento y a ser más solidaria”. Eso acercaría a cumplir sueños futuros. El suyo, aunque sea con un año de retraso, ser campeona olímpica.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído