De sabor agridulce se puede tachar el resultado de la Selección Cadete de Castilla y León. Un empate a uno en el encuentro inaugural al que parece haberle faltado diez minutos de juego. Con ambos equipos replegados atrás, un campo estrecho y el miedo inicial propio de cualquier partido inicial, los primeros minutos no tuvieron dueño. La jugada del gol riojano, ya en el segundo tiempo y de las pocas de peligro que han tenido ambos conjuntos, marcaba un antes y un después en el choque.

Las internadas de Mayoral en los primeros cuarenta minutos no tuvieron su recompensa hasta la segunda parte, cuando consiguió irse de dos defensas y doblegar al portero marcando el primero para Castilla y León y empatando de esta manera el encuentro. Minutos antes era Mito quien se lamentaba por una ocasión clarísima fallada. No iba a ser la última, un pase de Mayoral a Ander le dejó solo ante el portero, sin definición.

Bien distinto se desarrolló desde los primeros minutos el encuentro de categoría Juvenil. Castilla y León se situó muy cómoda sobre el terreno de juego y se adaptó rápido a las necesidades del encuentro. El combinado arlequinado marcaba distancias a los diez minutos de juego con un gran gol de falta. Tras una excelente jugada de Javito con pase a Quique, este último anotaba el segundo gol, el de la tranquilidad, para Castilla y León.

La Sub-18 se planta con verdaderas opciones de meterse en la fase final del Campeonato de España. El encuentro de este domingo resulta clave para luchar por un puesto en esas semifinales.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído