Gorka Etxeberria ha sido presentado este viernes como nuevo entrenador de la Unión Deportiva Salamanca. Su primer mensaje a la afición ha sido de precaución, pues es "consciente de un riesgo importante" por la delicada situación del club. Pese a todo, se muestra ilusionado y quiere tener listo el equipo para el inicio de la competición liguera a finales de agosto. Aún así, "hay que tener paciencia".

El entrenador asegura que la situación de responsabilidad en la que se encuentra es importante, descata la emoción que le supone su nuevo cargo, pero a la vez reconoce el riego del que se hace cargo. Agradece sobre todo el apoyo de los aficionados que estos días se han mostrado muy atentos en las redes sociales dándole la bienvenida. Etxeberria se muestra entregado en su inicio: "El único interés que me va a mover es el del club, no tengo otro tipo de ataduras en mi vida".

Asegura que la organización se centrará en formar un equipo competitivo que defienda la camiseta como la afición se merece, ya que este año más que nunca dependen de la afición. También es consciente de sus limitaciones: "Al margen de los resultados, no vamos a tener un equipo de 'champions', pero sí un equipo joven, intenso y competitivo. Debemos estar preparados para ver errores e irregularidades". 

Cuatro son las comisiones que se encargarán de la organización interna. A nivel de planificación intentarán dejar resuelto en estas cinco primeras semanas, hasta el primer partido de la liga, todo lo que atañe a la cohexión del equipo. Etxeberria prevé que serán cuatro semanas muy intensas y de mucho entrenamiento. Quiere dar oportunidades a los posibles jugadores, pero en ningún caso regalarlas y, más que promesas, para él se trata de un reto: "Tenemos que dar oportunidades, pero no todo vale. Aún así el contacto con los chabales se mantendrá. El grueso del equipo lo tendremos para la primera o segunda semana, pero es una meta, no una promesa". 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído