La fe de Unionistas tiene premio: remontada en los últimos minutos ante el Rayo Majadahonda (2-1)

Salinas, en el minuto 88, y De Miguel, en el 92, dieron los tres puntos a lso blanquinegros

Salinas festeja el 1-1 ante el Rayo Majadahonda / FOTO SALAMANCA24HORAS.COM
Salinas festeja el 1-1 ante el Rayo Majadahonda / FOTO SALAMANCA24HORAS.COM

Si algo tiene la afición de Unionistas es que siempre contagia al equipo de un espíritu ganador. También lo hizo con Mori ante el Rayo Majadahonda. Después de una mala primera mitad, los charros asediaron durante los siguientes cuarenta y cinco minutos a su rival y remontaron con goles de Salinas y De Miguel en los compases finales del choque (2-1)

El once inicial de Unionistas tenía, como principal novedad, la presencia de Cortina en el centro del campo. Salva bajo palos; Mier, Salinas, Manu y Ramiro en la defensa; Acosta, Cortina, Rayco e Íñigo en la medular; y Pitu con De la Nava arriba.

Desde el inicio se vio a un Unionistas frío y a un Rayo Majadahonda que sabía cómo dañar a los charros. A los siete minutos, Raúl Sánchez le gana la espalda a Mier, se quita de encima a dos jugadores más de Unionistas y, tras un rechace, Héctor bate a Salva para poner en ventaja a los madrileños.

El gol no hizo reaccionar a Unionistas. En la primera parte, siempre tuvo una marcha menos que su rival. O dos. Los de Mori apenas lograron encontrar juego por dentro. Con Pitu desaparecido en la mediapunta, el técnico buscó soluciones y permutó su posición con Rayco, que pasó a jugar por detrás de De la Nava.

El que sí llegaba tras robo era el Rayo Majadahonda. Salva tuvo que aparecer con una parada a disparo de Raúl Sánchez y en otro fuerte chut de Héctor. Así llegó el descanso, con los madrileños metidos en campo propio y cediéndole la pelota a Unionistas para, en cuanto robasen, salir a la contra.

En el descanso, Mori tomó decisiones. Retiró a De la Nava, Cortina y Mier y metió en el campo a Montes, Nespral y Piña, que debutaba. En ataque, los cuatro ‘bajitos’ para buscar la movilidad entre líneas. Unionistas mejoró. Tuvo el balón y metió al Rayo Majadahonda en su campo. Le hizo correr. Salinas probó con un fuerte zurdazo a Champagne.

Con media hora por jugarse, Mori introdujo en el terreno de juego a De Miguel como ‘9’ y Pitu y Nespral actuaban como centrocampistas. Fue con todo el equipo blanquinegro a por el empate.

Montes estuvo a punto de hacerlo. Un extremo soltó un zurdazo desde la frontal y, cuando el Reina Sofía cantaba gol, apareció la cabeza del zaguero Philip para evitar el 1-1.

Era cuestión de fe. Unionistas la tenía; su afición también. A dos minutos para el 90, Pitu asistía a Íñigo, que se metía dentro del área y su pase atrás lo mandaba a la red Salinas. Empate a uno.

Pero quedaba más. Unionistas quería más. Lo había intentado durante cuarenta y cinco minutos con un asedio continuo. De Miguel, en el minuto 92, tiraba el desmarque a la espalda de la defensa y, en un solo toque, mandaba a la red el 2-1 y desataba la locura en el Reina Sofía. Que nadie les despierte del sueño.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído