El filial del Salamanca CF UDS lleva varias jornadas de capa caída, muy lejos del equipo alegre del inicio de la temporada.

El técnico Pablo Cortés solo pudo contar con catorce jugadores para el choque ante La Bañeza; dos de ellos eran porteros.

Una situación que se ha dado debido a las bajas sufridas desde el inicio de la competición y de la necesidad del primer equipo de tirar del filial ante las ausencias de los fichajes (siguen sin llegar a Salamanca) de invierno para Larrazabal.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído