El domingo 25 de abril de 1999, en la jornada 31 de Liga de Primera División, tenía lugar la última visita del Real Madrid Club de Fútbol a tierras charras.

Lo hacía para medirse a la Unión Deportiva Salamanca, que ese año descendía a Segunda División para nunca más regresar a la máxima categoría.

Stelea, Lanna, Pavlicic, Corino, Edu Alonso, Giovanella, Rogerio, Vellisca, Taira, Cardetti y Silvani formaban el once inicial charro que se medía a Contreras, Panucci, Hierro, Iván Campo, Roberto Carlos, Redondo, Sanchís, Seedorf, Mijatovic, Raúl y Morientes. Lupidio por Silvani y Munteanu por Rogerio eran los cambios charros. Guti por Mijatovic, Savio por Seedorf y Jaime por Hierro eran los recambios madrileños.

El partido, disputado en el Helmántico, acababa con empate a uno tras marcar Raúl en el minuto 48 e igualar Corino en el 55. El vasco lograba el último gol de un equipo salmantino al Real Madrid, club al que la Unión se medía como local en Liga en doce ocasiones y dos en Copa.

Lo que ocurría posteriormente, en la rueda de prensa de los entrenadores, es recordado por unas declaraciones de John Benjamin Toshack, preparador merengue: “Los lunes siempre pienso en cambiar a diez jugadores; los martes, a siete u ocho; los jueves, a cuatro; el viernes, a dos y el sábado ya pienso que tienen que jugar los mismos cabrones”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído