El comienzo del alevín B del Helmántico ha sido muy bueno. Con nueve puntos de nueve posibles, marchan segundos en Segunda División solo superados por el Pizarrales por los goles marcados. Pese a ello, el equipo no se marca una meta mayor que seguir formándose y aprender lo máximo posible. De esta manera, además, los resultados llegarán solos.

El puesto en el que finalizarán se marcará en buena medida por los resultados que consigan ante el Monterrey y el Santa Marta en los dos próximos partidos, duros rivales para un conjunto compuesto en su totalidad por gente de primer año que notan la falta de físico en los encuentros ante jugadores mayores que ellos.

Pero a falta de físico bueno es el balón. El conjunto intenta aprender las bondades del fútbol a través del esférico. Sacan el balón jugado para buscar luego asociaciones rápidas en la parte de arriba. La presión es otro punto a favor del equipo, que deja sacar a los rivales para buscarles en su salida de balón.

Además, todos jugarán prácticamente los mismos minutos según la política llevada. Como tienen que aprender a competir y, sin embargo, siguen siendo niños, estos se repartirán en muchas ocasiones en función del rival que venga aunque, por supuesto, se premiará y castigará en función de la actitud y el compromiso que se tenga con el equipo.

Y es que no se le quita importancia al aprendizaje de los valores a través del fútbol. De hecho son primordiales, según dice su entrenador, Diego. El compañerismo con todos los integrantes del conjunto y de los rivales, el esfuerzo, sacrificio y constancia es algo que se debe educar desde pequeños.

Esto es lo que llevan haciendo durante dos temporadas y el trabajo está dando sus frutos. Después de una primera temporada en la que costó más adaptarse los unos a los otros, en esta segunda se muestran muy contentos con los jugadores pese a haber contado con alguna baja y alguna alta que podrían haber tenido problemas de adaptarse al juego. No ha sido así y ya se piensa, incluso, en el fútbol 11.

Queda mucho, es verdad, aunque todo llega. El fútbol 7, en el que están centrados, también contiene conceptos que les serán válidos para dentro de dos temporadas, cuando tengan que cambiar la mitad del campo por él entero. Ya llegará y tendrán que educarse para ello. De momento, José tiene que seguir parando en porterías más pequeñas y para ello le prepara Marcos. Jorge y Diego se seguirán encargando de las demás partes del fútbol que quieren que se practique.

La plantilla está formada por José (portero); Sergio, Rodríguez, Álex, Jorge, Adrián, Hugo y Guery; Diego (centrocampista); Germán, Raúl, Jantje y Luis (delanteros); Diego, Jorge y Marcos (entrenadores).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído