Todos los cambios requieren una adaptación y, tras ella, el trabajo siempre sale a relucir. El claro ejemplo es el cadete B del Helmántico al que, tras un inicio dubitativo en cuanto a resultados, el tiempo le está poniendo en su lugar. A los tres puntos de los primeros tres partidos le siguieron siete victorias consecutivas que solo el Villares de la Reina, uno de los conjuntos de la zona alta y de segundo año en la categoría, pudo romper en la última jornada.

Y es que casi la totalidad del equipo, a excepción de un portero, han dado el paso este año a cadetes. No es un cambio excesivamente grande, tan solo se le añaden cinco minutos a cada parte, pero sí lo ha sido el hecho de integrar a nuevos futbolistas e, incluso, un nuevo cuerpo técnico al grueso de un conjunto que procede de la categoría de Infantil Regional. Ante las marchas de algunos jugadores, se le sumaron otros siete futbolistas que, como se ha dicho, primero se integraron en la línea de trabajo para sumar un mayor rendimiento.

Al final esto último es el objetivo de este cadete B ya que no hay que olvidar que el primer año de cada categoría, si cabe, prima todavía más la formación que la competición. Obviamente, a todos les gusta ganar y los tres puntos siempre refuerzan el objetivo formativo en todos los aspectos. En lo deportivo, es hacer el mejor bloque posible para competir en el segundo año. Y según la línea ascendente, sí parece posible.

Para ello todos los integrantes del equipo, los 18 jugadores, se deben sentir importantes para aportar y los resultados no pueden ser mejores. El vestuario está unido para quedar lo más arriba posible en la tabla, a pesar de que ese no sea el objetivo principal. Pese a ello, en la segunda vuelta, una vez acomodados todos, se espera mejorar resultados en todos los sentidos.

También en el de los valores, en el que el fútbol base forma parte primordial. De sobra es conocido que ser futbolista profesional es muy complicado y, aunque siempre se puede, lo que es seguro es que todos serán personas. Por ello en el equipo también utilizan el fútbol como medio para crear un hábito de trabajo, esfuerzo y compañerismo, valores que les acompañarán durante toda la vida.

Y en ello están, también en ser lo más inteligentes posibles, sobre todo sobre el terreno de juego. Aunque la idea futbolística siempre es tener el balón y ser ofensivos con él, las circunstancias, entre las que se encuentra el rival, también influyen. Más aún cuando son mayores y físicamente te superan. Pero siempre, tanto sobre el terreno de juego como fuera de él, lo importante es divertirse.

La plantilla está formada por Mangas y Sergio (porteros);Rubén, Holgado, Javi, Mostajo, Kaptan, Adrián Roldán y Marcos Roldán (defensas); Víctor, Guille, Samuel, Jiménez y Raúl (centrocampistas); Álex, Adrián García, Alberto y Patrón (delanteros); Javi y Rubén (entrenadores).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído