El judo salmantino celebra sus tradiciones en tiempos de pandemia

Varios judokas celebraron el Kangeiko 2020 y el Kagami Biraki 2021

0 Comentarios

Los judokas, en el Puente Romano.
Los judokas, en el Puente Romano.

Los judokas salmantinos celebraron durante estas navidades dos de sus tradiciones: Kangeiko y Kagami Biraki. Este año se han juntado varios judokas para festejar las fiestas de una forma especial y con las medidas propias de la pandemia provocada por el coronavirus.

Kangeiko 2020

La pandemia, las restricciones, el toque de queda… han querido que el Kangeiko de este año se acerque mucho más a la tradición y al origen. El Kangeiko es una práctica japonesa que comenzó en 1894. Estos entrenamientos se realizan los días más fríos del invierno a las 5:30 horas de la mañana. En esta ocasión y para respetar el toque de queda y las restricciones de aforo, el club de Judo Doryoku realizó este entrenamiento al amanecer al aire libre a partir de las 6:30 horas a final de año.

Fue sin duda de una manera diferente de despedir el año y de realizar un agradecimiento mutuo a compañeros, a los entrenadores y a los alumnos. En definitiva: a todos los que componen el club. El Judo, a pesar de ser un deporte individual, siempre necesita tener al resto de compañeros muy cerca para poder seguir progresando.

El 2020, nos ha distanciado pero sólo en el contacto físico; por lo demás hemos estado más cerca que nunca. En las pistas de atletismo del Puente Romano realizaron un entrenamiento respetando todas las medidas de seguridad y a continuación desayunaron un chocolate con churros para recuperar la temperatura.

Kagami Biraki 2021

Los pequeños del club también han podido celebrar su particular fiesta tradicional japonesa "adaptada". Antiguamente, los samuráis ofrecían al altar de la casa una torta de arroz el día de año nuevo. Unos días más tarde se partía dicha torta, ya endurecida, y se comía pidiendo buena suerte al nuevo año. Este acto se celebra en el Kodokan de Japón desde 1884 después del entrenamiento de Judo.

Los judokas del Doryoku la han adaptado escribiendo todo lo malo que ha tenido el año 2020 y con el entrenamiento "lo han borrado" y se han deseado un feliz año 2021 comiendo una torta de arroz dulce todos juntos (aunque con distancia).

Los jóvenes judokas posan con sus preseas.
Los judokas posan con su torta de arroz.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído