Desde que llegara cargo hace seis jornadas, Kiko había visto cómo su equipo no conocía otro resultado que no fuera la derrota. El 2-1 frente al Villaralbo puso fin también a su racha negativa en el banquillo del filial unionista. “Ha sido una victoria merecida porque hemos tenido más ocasiones, hemos jugado más y porque no hemos sabido matar antes, el partido estaba para un 3 o un 4-0, hemos sufrido innecesariamente”, dijo tras el pitido final.
 
“Teníamos muchas ganas porque lo que habéis visto hoy ha sucedido en los últimos partidos, muchas ocasiones a favor, control del partido en muchas fases y sin eficacia. Han llegado los nervios, pero era necesario que la gente cogiera moral para los partidos contra equipos de nuestra liga. Sabemos que en dos o tres partidos enlazados con buen resultados íbamos a tener una situación más o menos cómoda de cara al futuro”, apuntó.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído